jueves, 10 de junio de 2021

Mayo europeo: buenas noticias

Mayo ha sido un  buen mes  para Europa -y no lo digo solo por la celebración de dos eventos que arrastran cada año a millones de europeos: Eurovisión y la final de la Champions League-.

En las actuales circunstancias, lo más importante es que en mayo hemos comenzado a ver la luz al final del túnel de la pandemia. Las dudas sobre la campaña de la vacunación del primer trimestre se han disipado y la campaña avanza a buen ritmo: tres millones de europeos son vacunados al día.

Pero no menos importantes son otras noticias relacionadas directa o indirectamente con la pandemia:

1. La Unión Europea puso en marcha el verano pasado un Fondo de Recuperación Europeo (Next Generation Eu) con 750.000 millones de euros al que los 27 países acaban de dar su visto bueno. Los países del sur de Europa serán los más beneficiados y España recibirá 140.000 millones para reactivar nuestra maltrecha economía, al mismo tiempo que avanzamos hacia una economía verde y digital.

2. Durante los días 7 y 8 de mayo tuvo lugar la Cumbre de Oporto. Su lema -"es tiempo de actuar"- es una llamada a superar la crisis social que Europa arrastra desde los años de austeridad y la profunda brecha abierta por el covid.

3. El día 9 de mayo, Día de Europa, tuvo lugar la inauguración de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, un foro que pretende nada más y nada menos que "definir el futuro del continente", con la participación de las instituciones y de la sociedad civil.

4. EEUU y la UE impulsan, dentro del G-7, un acuerdo para poner en marcha un impuesto mínimo de sociedades (15%) para tratar de poner coto a los paraísos fiscales. Su aplicación supondría la recuperación para los Estados de 80.000 millones de euros que actualmente se pierden en paraísos fiscales.

Y, por si esto fuera poco, Alemania y Francia han reconocido su responsabilidad sobre los genocidios de Namibia y Ruanda. Ojalá otros países sigan sus pasos...

miércoles, 26 de mayo de 2021

Con el paso cambiado

 

En Conversación en la Catedral, Zavalita se preguntaba hace 50 años cuándo se había jodido el Perú. Hay quienes han intentado trasladar esta pregunta a nuestro país y han tratado de remontarse a épocas pretéritas para buscar respuestas a esa pregunta.

El problema es que esa pregunta está mal planteada. Su formulación correcta debería ser: ¿Desde cuándo llevamos el paso cambiado en este país? Sin remontarse a la Prehistoria, he aquí un brevísimo resumen en titulares:

En la Edad Media, nuestros antepasados habitaban Al-Ándalus y nuestros vecinos centroeuropeos en el Imperio Carolingio.

En el siglo XVI, mientras España culminaba el Imperio "donde nunca se pone el sol" para defensa del catolicismo, Francia, Inglaterra, Alemania, Países Bajos, Suiza y los países nórdicos ponían las bases del Estado-nación y se acogían al protestantismo.

En el siglo XVII, la Europa protestante ponía las bases de la Ciencia y España seguía con la escolástica.

El XVIII fue para Europa el siglo de la Ilustración, de la Revolución Francesa y de la Revolución Industrial. En España, el Tribunal del Santo oficio no fue suprimido hasta 1834.

En el siglo XIX, Gran Bretaña y Francia consolidan sus Imperios. España pierde el suyo.

En la primera mitad del siglo XX, La Segunda República española triunfa en pleno ascenso del nazismo en Alemania y con Mussolini en Italia.

Y en la segunda mitad del siglo XX?


Leyendo Ascenso y Crisis: Europa 1950-2017, un camino incierto de Ian Kershaw (Ed. Crítica, Barcelona, 2019) se puede comprobar que seguimos con el paso cambiado:

1. Tras la II Guerra mundial, en Europa occidental se instalan gobiernos democráticos, pero España siguió siendo una Dictadura hasta 1975.

2. Tras la Transición Democrática y el 23-F (otra anomalía europea a finales del siglo XX),  llegan al poder los socialistas (1982-1996). Son años que triunfa el neoliberalismo en EEUU con Ronald Reagan (1981-1989) y George H.W. Bush (1989-1993); y en Gran Bretaña con Margaret Thatcher (1979-1990), John Major (1990-1997), mientras que en Alemania gobierna el democratacristiano Helmut Kohl (1982-1998).

3. Durante el gobierno de Aznar (1996-2004), el socialdemócrata Gerard Schröder era el canciller alemán (1998-2005); el socialista Lionel Jospin, primer Ministro de Francia (1997-2002), y el laborista Tony Blair era el primer Ministro Británico (1997-2007). A finales de los años 90, en Países bajos, Suecia, Dinamarca, Austria, Portugal y Grecia, los socialdemócratas en gobiernos de coalición, mientras que en Estados Unido, la Presidencia de Bill Clinton se extendió entre 1993 y 2001.

4. Zapatero (2004-2011) tuvo que convivir (al menos en los Consejos Europeos) con Merkel (desde 2005), Berlusconi (2008-2011), Sarkozy (2007-2012) y al final de su mandato con David Cameron.

5. Rajoy (2011-2018) tuvo que lidiar con Hollande (2012), los socialistas portugueses y los griegos de Syriza.

6. A Pedro Sánchez (2018-), le ha tocado convivir con Macron ("socioliberal") y Merkel ("democratacristiana") . Tuvo sus encontronazos con Trump y, en su momento, ha tenido que bregar en Italia con Matteo Salvini y en Austria con Sebastian Kurz ("conservador católico").

Entre los retos del informe España 2050 figura el de cambiar el paso?



----------------------------------  

Noticias relacionadas:

martes, 11 de mayo de 2021

XIV Premio Andaluz de Investigación sobre Integración Europea

Hoy hablamos con Jesús García Bonilla, autor de El Reino Unido y Europa, una particular relación (1945-2020), que ha obtenido el XIV Premio Andaluz de Investigación sobre Integración Europea.


                         Jesús García Bonilla recibe el Premio de Investigación Europea 2020

Pregunta. Buscando en Internet, sabemos que usted finalizó sus estudios de Historia en 2002, que más adelante cursó estudios de doctorado y que sus primeras publicaciones, allá por 2008, están relacionadas con el franquismo. ¿Qué le ha llevado a completar un Máster sobre Estudios Europeos y la publicación de esta obra?

Respuesta. En primer lugar, muchas gracias por vuestra invitación y vuestra lectura. Pues bien, la evolución en mi trayectoria investigadora está íntimamente relacionada con el transcurso de mi propia vida. Hacia 2008 tuve que dedicar más tiempo al transporte aéreo, sector en el trabajaba en aquel momento, por lo que debí aparcar tales proyectos. 

      Años más tarde, cuando volví a investigar, me llamó poderosamente la atención el estudio de las instituciones europeas, pues condensan el pasado, el presente y el futuro. Son conocimientos que están íntimamente relacionados con el mundo actual, con nuestra vida diaria. Además esta clase de estudios tienen una fuerte impronta multidisciplinar, por lo que sentí que aprendía de aspectos más allá de la Historia. Precisamente en esta obra he intentado plasmar esa diversidad de conocimiento.


         


      P. Luego queremos saber por qué ha elegido las relaciones entre Reino Unido y Europa para este trabajo.

      R. El resultado del referéndum de junio de 2016 me hizo replantear mi trabajo de fin de máster. En un principio, iba a tratar sobre los grupos parlamentarios del Parlamento Europeo, pero la actualidad hacía imposible no fijar la atención en las relaciones entre la UE y el Reino Unido. A medida que avanzaba la investigación me di cuenta de que, más que la salida del Reino Unido de la UE, lo sustantivo residía en su trayectoria como Estado miembro, caracterizada por sus singularidades. A todo eso se añade mi personal interés por el mundo británico, por sus costumbres, su historia y su organización política y social

P. ¿Cuáles son las principales dificultades con las que ha tropezado en su investigación?

    R. Quizá la principal dificultad es compaginar trabajo, vida familiar y estudio. Eran mis primeros pasos como profesor de Secundaria y tuve que poner mis mejores energías en aprender el oficio, además de residir fuera. Desde el punto de vista académico, el principal obstáculo ha sido el acceso a una bibliografía específica sobre la historia de la UE y de las relaciones internacionales del Reino Unido. Afortunadamente, siempre he contado con el apoyo de mis profesores. Por ello, quiero expresarles mi agradecimiento, especialmente a la profesora Marycruz Arcos Vargas, directora de este trabajo

  P. ¿Nota ya si el Premio le está abriendo algunas puertas?

 R. Ciertamente estoy muy agradecido a la Red de Información Europea de Andalucía por el Premio Andaluz de Investigación en Integración Europea, especialmente en las actuales circunstancias. Es un aliciente para la investigación, con independencia del resultado de cada candidato en el certamen. Tengo mucha ilusión en que el libro llegue al mayor número de personas que sientan curiosidad por esta temática. Respecto a la XIV edición de este premio, quería mencionar que el excelente trabajo de la profesora de Derecho de la Universidad de Málaga, Noelia Corral Maraver, también ha sido publicado.


 P. ¿Cuáles son sus proyectos a medio plazo?

    R. Como se suele decir, "el hombre propone y Dios dispone". En cuanto me sea posible compaginarlo con mi profesión, me gustaría iniciar una tesis doctoral relacionada con los lazos entre el Reino Unido y la Unión Europea. Si por causas de acceso a las fuentes no fuera posible, cualquier temática relacionada con Europa me resultaría de especial agrado e interés.


martes, 27 de abril de 2021

Día del Libro

 Mi intención era publicar esta entrada el mismo Día del Libro. No ha podido ser, pero no quería archivarla. A lo mejor, entre los cinco libros que hoy os traigo, encontráis uno que os pueda resultar útil.

Isabel Burdiel (2019): Emilia Pardo Bazán, Editorial Taurus, Barcelona, 744 páginas, 22 €
Leer este libro es mi particular homenaje a Pardo Bazán, de la que celebramos este año un doble aniversario: el 170 de su nacimiento y 100 de su fallecimiento (el próximo 12 de mayo).
Burdiel hace un trabajo exhaustivo (1) para rescatar del olvido a una de las figuras más importantes de la literatura española de finales del XIX y comienzos del XX. Una mujer singular: provinciana y viajera por Europa, carlista y feminista, amante del orden y libertaria, íntima y célebre, aristócrata y popular...


Álvarez Osés, J. A.; Cal Freire, I.; Haro Sabater, J. y González Muñoz, Mª.C. (2000): La guerra que aprendieron los españoles. República y Guerra Civil en los textos de Bachillerato. Ed. Los Libros de la Catarata, Madrid, 270 págs., 12 €.
¿Nunca os habéis preguntado de dónde vienen nuestros conocimientos sobre la República y la Guerra Civil? Algunos dirán que vienen de sus padres, pero otros muchos sufrimos su silencio y tuvimos que agarrarnos a lo que se podía en una época dominada por la censura. Los libros de Historia durante el franquismo estaban burdamente manipulados, hasta el punto de que es difícil responder a la pregunta ¿Cómo fue posible pasar del adoctrinamiento de los años 40 a una historia más objetiva en los años 60 y 70?



David Perejil (Ed.) (2020): Europa frente a Europa. Mapa de crisis y vías de escape. Ed. Lengua de Trapo, Madrid, junio 2020, 208 páginas, 17,50 €
La crisis de 2008 puso patas arriba mucho de lo que se había escrito sobre la UE en los últimos 50 años.  Ahora, con la crisis del COVID-19, ¿volverá a pasar otra vez?
En este ensayo colectivo han participado diversos autores en la órbita de Podemos. Por ejemplo, Bustinduy fue su cabeza de lista en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019, y Perejil está en la Secretaría de Relaciones Internacionales de Podemos (2).
Interesante contribución al debate europeo, aportando análisis dignos de ser tenidos en cuenta en la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

Anna Caballé (2015): Pasé la mañana escribiendo. Poéticas del diarismo español. Fundación José Manuel Lara, 309 págs., 19,90 €
¿Nunca habéis comenzado a escribir un diario? ¿Lo habéis comenzado en más de una ocasión y lo habéis guardado en un cajón? 
Leyendo a Anna Caballé descubrimos los motivos históricos por los que los españoles no somos muy dados a publicar nuestros diarios, lo que no equivale a decir que, según ciertas encuestas, son muchos los que lo comienzan o mantienen.
En el siglo XIX el diario adquirió un "indiscutible relieve en la cultura europea". También en esto quedamos descolgados de Europa.


Ian Kershaw (2016): Descenso a los infiernos. Europa, 1914-1949. Ed. Crítica, Barcelona, 769 págs, 31,90 €.
"Durante el siglo XX, Europa hizo un viaje de ida y vuelta al infierno". Kershaw nos lo cuenta en dos libros. El núcleo de este primero son las dos Guerras mundiales. El segundo, recientemente publicado, pero no escrito en 2016, nos anuncia que va a girar en torno a la construcción europea.
Kershaw, al organizar los capítulos de forma cronológica antes que temática, pretende hacer una historia de Europa "a vista de pájaro" y recalca que "Una historia de Europa no puede ser la suma de historias nacionales", tal vez el error en el que caen otros autores.



Noticias relacionadas:

jueves, 15 de abril de 2021

(Otra) Escaramuza en Ankara


                                                       @SLagodinsky


Esta secuencia de imágenes ha dado la vuelta al mundo. Protagonistas: Ursula von der Leyen (de espaldas),  Charles Michel (en el centro) y Erdogan (a punto de tomar asiento). Lugar: Ankara (Turquía). Circunstancias: El presidente turco recibe en el palacio presidencial al presidente del Consejo Europeo (Michel) y la presidenta de la Comisión Europea (Ursula).

Tras las fotos de rigor, Erdogan y Michel se sientan en los dos únicos sillones que hay en la sala. Ursula muestra su estupor con un leve "Ehmm", acompasado con el movimiento de su mano derecha.



 Michel parece que se da cuenta de la situación, pero no sabe reaccionar. Según sus declaraciones, por no complicar la situación y crear un conflicto diplomático.



En la siguiente imagen, Michel y Erdogan, sentados en los sillones, presiden el acto al mismo nivel. Ursula se ve desplazada y obligada a ocupar un sofá, al mismo nivel que el ministro turco.

Las reacciones no se han hecho esperar: "terremoto político", "desplante", "humillación a von der Leyen por ser mujer", Mario Draghi ha llamado dictador a Erdogan y el embajador turco en Roma ha sido llamado a consultas. 

Además, Ursula y Michel han tenido que dar explicaciones de lo sucedido en la Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo, que tratará este asunto más a fondo en un pleno a finales de abril.

Se puede explicar lo sucedido de dos maneras, de alguna forma relacionadas:

1. Ha habido fallos en el protocolo. Según los responsables de protocolo turco, han respetado escrupulosamente lo que los responsables de protocolo del Presidente del Consejo le pidieron. El problema está en que los encargados de protocolo de la presidenta de la Comisión no pudieron (?) viajar a Turquía y, por tanto no pudieron supervisar el escenario de estas conversaciones.

2. Si una casa  con dos puertas es difícil de guardar, más difícil es que no se produzcan roces y codazos entre los tres actores principales de la gestión de la Política Exterior y de Seguridad Común europea, que debe atenerse no a dos, sino a tres artículos de los Tratados de la Unión Europea:

El artículo 15 dice: "El presidente del consejo Europeo asumirá, en su rango y condición, la representación exterior de la Unión en los asuntos de política exterior y de seguridad común..."

El artículo 17, refiriéndose a la presidenta de la Comisión, dice: "con excepción de la política exterior y de seguridad común y de los demás casos previstos por los tratados, asumirá la representción  exterior de la Unión".

Mientras que, según el artículo 18, el Alto Representante (de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad) estará al frente de la Política Exterior y de Seguridad Común.

Según esto, ¿no debería haber sido Borrell quien se desplazara Ankara? En caso de respuesta negativa, ¿deberían haber ido juntos el presidente del Consejo Europeo y la presidenta de la Comisión?

El problema es que con el ruido derivado de esta otra escaramuza diplomática (la segunda en dos meses), los buenos propósitos y propuestas europeas a Erdogan han caído en saco roto, porque ¿quién sabe qué asuntos se trataron en Ankara?

-----------------

Noticias relacionadas:









miércoles, 31 de marzo de 2021

¿Un fracaso del plan europeo de vacunas?

  

A finales de diciembre, los europeos recibíamos con optimismo el comienzo de la campaña de vacunación en España y en la Unión Europea. Tres meses y miles de hospitalizados y muertos después, ese optimismo se ha evaporado, debido no solo a los problemas generados por AstraZeneca, sino al comprobar  que la gestión de la UE no resiste la comparación con Gran Bretaña o Estados Unidos (por no hablar de Israel o Emiratos Árabes). 

¿Se puede decir que la estrategia europea de vacunas ha sido un fracaso?   

Para responder a esta pregunta podemos elegir entre dos versiones bastante contradictorias:

Versión oficial: Desde la Comisión Europea se quiere enviar a los ciudadanos un mensaje de tranquilidad y confianza. Stella Kyriakides, Comisaria europea de Salud, con motivo de alcanzar la cifra de 50 millones de vacunados, declaraba a los periodistas:

 "Hemos visto un progreso lento pero constante en la tasa de vacunación, a pesar de los muchos desafíos a los que nos hemos enfrentado" y muestra la suspensión temporal de AstraZeneca y la escrupulosa revisión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) como un aspecto positivo para consolidar la confianza de los europeos en la vacuna.

                                   Agencia Europea del Medicamento (Ámsterdam)

Más optimista todavía ha sido Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior,  que pone fecha para que Europa alcance la inmunidad colectiva y, como buen francés, ha indicado que esa fecha será el 14 de julio, el Día Nacional de Francia.

            Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior

La versión de Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008, es ligeramente distinta. En lo que se refiere a las vacunas, "...la política de la UE ha estado caracterizada por una chapuza tras otra". Aparte de errores humanos o fallos técnicos que hayan podido influir en el desarrollo de la campaña de vacunación, hay un aspecto más inquietante en su artículo, que no se puede pasar por alto:

"La vacunación se ha retrasado por los intentos de seguir una política europea común. Lo cual estaría bien si la UE tuviera algo parecido a un gobierno unificado. Pero no lo tiene; por el contrario los gobiernos nacionales retrasaron los contratos farmacológicos en espera de consenso".

                                  Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 

Hay mucha sagacidad en estas palabras de Krugman, que mira más allá de un incumplimiento de contrato por parte de AstraZeneca o, como otros han señalado, de la lentitud de la distribución de las vacunas.

Y es que la UE no puede actuar en ocasiones como un gobierno federal (en el caso de la firma de contratos con las farmacéuticas), y en otras como  un grupo de Estados en los que cada uno va a su aire (la suspensión temporal de la vacuna AstraZeneca, ha sido una decisión particular de Alemania, secundada por otros Estados, entre ellos España, a pesar de la recomendación de la EMA).          

Si, de aquí a junio, llegan los 300 millones de vacunas comprometidos, no se podrá hablar de fracaso. De lo contrario, la confianza en el plan de vacunas se hundirá y las tensiones entre los países de la UE crecerán. En estas circunstancias, es muy probable que el Parlamento Europeo, que hasta ahora ha apoyado a la Comisión Europea en su estrategia de vacunación, termine por pedir su dimisión.


------------------------------------  

Noticias relacionadas:

- La UE se queda lejos de los objetivos de vacunación a finales de marzo

- Europa vacuna con lentitud

- Por qué está fallando la estrategia europea de vacunación de Ursula von der Leyen

- Federalismo de las vacunas

- Es inaceptable que cada país europeo tenga criterios distintos para la vacuna AstraZeneca

- La ocultada causa del fracaso de la UE en la provisión de vacunas...

-Europa pierde el norte y los reponsables tienen nombre y apellidos





lunes, 15 de marzo de 2021

Mujeres comprometidas...y europeas

 En el libro 20 razones para que no te roben la historia de España, Bruno Estrada titula el último capítulo "Las mujeres en la modernización de España",  en el que habla brevemente de Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos, María de Maeztu, Clara Campoamor, Victoria Kent, Margarita Nelken, Maruja Mallo, María Teresa León, María Zambrano, María Moliner...

Mi conclusión de la lectura de estas apenas 15 páginas fue clara: ¡Qué poco sabemos sobre estas mujeres! ¿Qué clase de Historia y de Literatura nos han enseñado? ¿Cómo podemos hoy ignorar su vida, su obra, sus circunstancias y su contribución a la modernización y europeización de nuestro país?


20 razones... me llevó a la lectura de Inspiración y talento. Dieciséis mujeres del siglo XX (2020), de Inmaculada de la Fuente, que habla de algunas de las antes citadas y de otras mujeres (Pilar Miró, Carmen Díaz de Rivera, Carmen Alborch...) a lo largo de 468 páginas. Ahora puedo decir que dispongo de una visión panorámica que requiere nuevas lecturas.



Por eso estoy leyendo Mis viajes por Europa (1917), de Carmen de Burgos, con un interesante estudio preliminar de Concepción Núñez Rey y tengo en cola Memoria de la melancolía, de María Teresa León, que puede ser un buen ejemplo de lo que ha sucedido con otras mujeres del siglo XX: ha sido una nota a pie de página en los libros de literatura y "la mujer de Alberti" para los medios de comunicación.

                                                   María Teresa León

Sin embargo, María Teresa León (1903-1988) publicó a lo largo de su vida siete libros de relatos, fue conferenciante, viajera, autora de novelas y de obras de teatro, ensayista, adaptó varias obras para el teatro y realizó guiones para el cine, trabajó también en la radio, fue el alma de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. De su Memoria de la melancolía, Benjamín Prado ha escrito :

     "Es una autobiografía, pero no sólo eso. Para empezar, su escritura es un verdadero alarde literario, un ejemplo de prosa bella, sofisticada, envolvente y en algunos momentos hipnótica, que a menudo roza los límites de la poesía".

Le preguntan a Inmaculada de la Fuente qué tienen en común estas 16 mujeres del siglo XX. Y su respuesta se podría resumir así: son "modernas, transgresoras, sabias bastantes de ellas; de carácter fuerte, complejo y ambicioso casi todas; comprometidas con su tiempo y feministas la mayoría" (p.15). 

                         



Pero, además, de la lectura de Inspiración y talento... se desprende que, muchas de ellas fueron europeístas o que su vida y su obra se vio fuertemente influida por sus relaciones y sus viajes por Europa. He aquí algunos ejemplos:

Carmen de Burgos fue "una de las primeras españolas con vocación europeísta" (p.27)

Sofía Casanova nació en La Coruña, pero vivió buena parte de su vida en Polonia. "Sus textos se publicaron en Francia, Polonia, Suecia y España...Europa ensanchó sus horizontes y su actividad viajera imprimió mayor amplitud a sus ideas" (pp.46-47).

Victoria Kent, la primera mujer que se matriculó en Derecho, fue una de las fundadoras del Lyceum Club Femenino, "creado en Madrid al estilo de otros ya existentes en otras capitales de Europa...el club siguió finalmente el modelo anglosajón" (p.64).



Clara Campoamor, la primera mujer con un cargo directivo en el Ateneo de Madrid, era una "convencida europeísta, como Carmen de Burgos" (p.91).

A Margarita Nelken "sus padres la mandaron a París con 13 años para estudiar Arte y Música" (p.118) y entre sus compañeros estaban María Blanchard, Eduardo Chicharro, Diego Rivera y tuvo amistad con Falla, Rodin, Zuloaga... "Nelken fue una europea de entreguerras, conectada con lo que sucedía en Alemania o en la Rusia de la Revolución" (p.122).

En María Teresa León, sus viajes por Europa fueron numerosos: París (donde conoce a André Gide, Alejo Carpentier, César Vallejo, Uslar Pietri o Marc Chagall), Berlín, Moscú (Gorki, Pasternak, Malraux...), Europa del Este, Roma...

A Carmen Díez de Rivera se la conoce más por su trabajo en RTVE con Adolfo Suárez (1969-1973) y Directora del Gabinete de presidencia de Suárez (1976-1977). Sin embargo, se habla menos de sus años de formación  en Europa (1961-1964) y de su labor como Eurodiputada (1987-1999).

Monserrat Roig "fue una de las primeras escritoras que salió al extranjero sin esperar a ser conocida. Además de su paso por Perugia, entre 1972 y 1973 fue lectora de catalán y castellano en la universidad inglesa de Bristol"(p.356) y en 1983 dictó un curso de Creación Literaria en Stratchclyde (Glasgow).

Carmen Alborch: Una beca Juan March que le permitió ampliar su formación e investigación en Roma (1982-83). También tenemos noticias de varios viajes a Berlín y de una estancia en Lovaina y Bruselas para estudiar Derecho europeo. En 1994, siendo Ministra de Cultura, la Ley de Fomento de la Cinematografía adaptó el audiovisual español a las directrices europeas (p. 407).

Soledad Puértolas, además de estar un verano trabajando de au-pair en Londres antes de casarse, pasó una temporada en Trondheim (Noruega). Cinéfila, su narrativa acusa también influencias ( además de Éric Rohmer) de otros directores de la nouvelle vague como Truffaut o Malle (p.429).

Para finalizar, unas palabras de Muñoz Molina que deseo que os animen a rellenar esas lagunas históricas que todos tenemos: "Siempre hay ciudades y libros y músicas y películas a los que llegar por primera vez, que lo toman (a uno) del todo por sorpresa, despertándole la limpia pasión de admirar y aprender".

---------------------  

Noticias relacionadas: 

- Periodista, poeta, atleta, feminista: ¿Por qué nadie quiso acordarse de Anna Maria Martínez Sagi?