lunes, 21 de septiembre de 2020

Vuelta al cole con Ken Robinson

Este curso, la vuelta al cole está resultando dramática por el el Covid: Los padres, muchos de los cuales han perdido su trabajo o están en un ERTE, tienen miedo a llevar a sus hijos al cole. Los alumnos deben pasar 5 o 6 horas al día en unos centros escolares que no están preparados. Los profesores tienen miedo por sus alumnos, por ellos mismos y por sus familias; los burócratas y los políticos han demostrado a lo largo de todo el verano su incapacidad para tomar las decisiones.

Resultado: En los primeros días de clase se han registrado más de 700 incidencias por Covid. Como consecuencia, el sindicato de Estudiantes convocaba una Huelga General en toda España para los días 16-18 de septiembre, y otros sindicatos han convocado huelgas, paros parciales o concentraciones para pedir menos alumnos por aula y medidas sanitarias adecuadas. 

En medio de este maremoto, es necesario encontrar un resquicio para recordar al profesor Ken Robinson, recientemente fallecido. Sus enseñanzas deberían estar muy presentes, ya  resulten las clases presenciales, semipresenciales o por Internet en función de la evolución de la pandemia.

                                                    Ken Robinson (TED talks)


En su libro El Elemento. Descubrir tu pasión lo cambia todo (Grijalbo, 2009) plasmó sus principales ideas:

1. Todos nacemos con grandes talentos naturales, pero con el paso del tiempo, perdemos contacto con ellos. Irónicamente, la educación tiene mucha culpa de esto.

2. A muchas personas les va bien y triunfan en la vida "a pesar del cole". Robinson presenta numerosos testimonios. Por ejemplo, durante sus años escolares, nadie reparó en que Paul McCartney tenía talento para la música o que John  Cleese, de los  Monty Python, lo tenía para el humor.



3. Los sistemas escolares de muchos países están cortados por la misma tijera:

A) Existe una jerarquía de materias similar. En la cúspide de la pirámide se sitúan  matemáticas,  ciencias y lenguas. En la zona media, las humanidades. Y en la base, las artes, donde son más  apreciadas la música y las artes visuales que el teatro y la danza.

B) Los sistemas escolares inculcan una visión muy reducida de la inteligencia y la capacidad personal y sobrevaloran determinadas habilidades. Sin embargo, la inteligencia de cada persona es tan singular como su huella dactilar.

C) Fijan  límites estrictos de cómo tienen que enseñar los profesores y cómo tienen que aprender los alumnos, sometidos a fuertes presiones para superar unas pruebas de evaluación estandarizadas. Aunque no las nombra explícitamente en su libro, Robinson está en contra de las pruebas PISA.

4. En muy reasumidas cuentas, los sistemas escolares se diseñaron para responder a los intereses económicos de la Revolución Industrial.

5. Este planteamiento coarta una de las habilidades que más  necesitan los  jóvenes del siglo XXI: El pensamiento creativo. La creatividad no es innata. Es muy parecida a la capacidad para aprender a leer y escribir ¿Qué harán nuestros hijos, se pregunta Robinson, si continuamos preparándolos para la vida según modelos antiguos de educación?



lunes, 7 de septiembre de 2020

A propósito de Postguerra, de Tony Judt

                 
Estoy leyendo Postguerra. Una historia de Europa desde 1945, de Tony Judt. El libro consta de IV Partes, cada una de unas 300 páginas, lo que hace un total de casi 1200 páginas. Uno no dispone de todo el tiempo del mundo, por lo que debe elegir. Prefiero comenzar a leer la IV Parte, que abarca desde la caída del Muro de Berlín (1989) hasta la Convención para el futuro de Europa (2005).

Han pasado, pues,15 años en los que el panorama de la Unión Europea ha cambiado totalmente, sobre todo después de la Gran Recesión y de la actual crisis del Covid-19...¿o quizás no ha cambiado tanto?

La Unión Europea, un viejo gigante preocupado por aunar las voluntades de casi 500 millones de personas de 27 Estados con idiomas, economías y tendencias culturales muy diversas, "no puede escapar a los defectos de sus virtudes"(p.1049), y uno de ellos es avanzar muy lentamente, al menos en aspectos básicos como pueden ser su sistema de gobierno o su política exterior o su política monetaria.  

               

El sistema de gobierno de la UE es, para Judt, "extraordinariamente inmanejable":

 Jean Monnet y sus herederos habían evitado deliberadamente cualquier esfuerzo que llevara a imaginar, por no hablar de poner en práctica, un sistema democrático o federal. Por el contrario, se habían encaminado hacia un proyecto de modernización de Europa desde arriba (...) demasiado centrado en la dimensión técnica de la 'construcción europea' (p. 1040).

En la actualidad, los observadores podrán decir que la UE ha avanzado en el aspecto federal, pero ¿dirían lo mismo del sistema democrático? ¿Qué papel desempeñamos los ciudadanos? 
Es cierto que podemos votar en las elecciones al Parlamento Europeo y que éste ha ampliado sus competencias. Pero los ciudadanos perciben, y así lo demuestran con su escaso interés por estas elecciones, que la Comisión Europea y el Consejo de la Unión son los que toman las decisiones.

⏩No hay una Política Exterior Común de la UE, tradicionalmente en manos de los Estados. Y da la impresión de que, entre 1990 y 2020, ha habido pocos cambios:

Si el ministro de Asuntos Exteriores alemán Hans Dietrich-Gensher, por ejemplo, no hubiera insistido en 1991 en reconocer 'prematuramente' la independencia de Eslovenia y Croacia, puede que Bosnia nunca hubiera seguido su ejemplo, que Belgrado no la hubiera invadido y que se hubiera evitado una década desastrosa (p.954).

Treinta años después, a pesar de los méritos y los esfuerzos  de Josep Borrell, Alto Representante de Asuntos Exteriores y vicepresidente de la Comisión Europea, no se puede decir que la UE tenga una Política Exterior Común. Como estamos viendo estos días, Macron lleva la voz cantante en Líbano y Merkel en los asuntos relacionados con Rusia

⏩En cuanto a la política monetaria, Judt escribe:

Las tribulaciones del euro demuestran perfectamente las paradojas de la Unión (...) El problema de la moneda única no radica en las dificultades técnicas sino en la imprescindible armonización de las políticas económicas nacionales (p. 1037).

En este sentido, tampoco hemos avanzado mucho. Los debates, y las rivalidades, para aprobar el Plan de Recuperación europeo y el Marco Financiero Plurianual (MFP), han puesto de relieve que no se ha avanzado lo suficiente en esa armonización entre países del Norte y del Sur, del Este y del Oeste, entre "frugales" y "derrochadores", entre posindustriales y agrícolas o de servicios, entre partidarios de ampliar el presupuesto de la UE y partidarios de restringirlo...

‐------‐----‐----------
Noticias relacionadas:

- España e Italia contienen la ofensiva de Macron contra Erdogan

- Desunión fiscal europea






jueves, 20 de agosto de 2020

España, ¿pierde peso en la Unión Europea?

A principios de  julio, algunos medios de la derecha señalaron a Pedro Sánchez por la pérdida peso de España en las instituciones europeas. A continuación vamos a analizar, sin ánimo exhaustivo, los últimos movimientos del Gobierno en esta dirección:


                          Nadia Calviño, ministra de Economía 

- Día 9 de julio, se anuncia que Nadia Calviño (La Coruña, 1968), ministra de Economía, ha sido derrotada por  el irlandés  Paschal Donohoe en su aspiración a la presidencia del Eurogrupo. El resultado suscitó cierta sorpresa por dos motivos: los apoyos con los que España  contaba para la ocasión, nada menos que  Merkel, Macron y Conte.  Y por el currículum de Calviño (doce años trabajando en la Comisión Europea, seis de ellos como Directora General de Presupuestos).

Pero la salida de Calviño de la Comisión para ser ministra de Economía ocasionó 'daños  colaterales' a Pedro Sánchez, ya que cuando éste llegó al Gobierno en 2018, España tenía cuatro Directores Generales en la Comisión (Nadia Calviño, en Presupuestos; Xavier Prats, Salud y Seguridad Alimentaria; Luis Romero, Servicio Jurídico; y Daniel Calleja, Medio Ambiente), mientras que actualmente, por la jubilación de Prats y Romero y la marcha de Calviño, solo queda Daniel Calleja, ahora como Director General en el  Servicio Jurídico. 


                                    Luis Romero, ex Director General del Servicio Jurídico:
                                      "uno de los funcionarios más formidables, influyentes e importantes
                                        que ha tenido nunca nuestro país"

- 21 de julio: Se anuncia que el Consejo Europeo, después de arduas negociaciones, ha llegado a un acuerdo  sobre el Plan de Recuperación europeo para hacer frente a la crisis del Covid-19. Un plan dotado con 750.000 millones de euros, de los que España recibirá 140.000 (casi un 20%). Se trata de un acuerdo histórico en el que España ha desempeñado un importante papel.

        Pedro Duque, ministro de Ciencia e Inovación en el Parque de las Ciencias (Granada)

- A finales de julio se anunciaba la candidatura de Pedro Duque (Madrid, 1965) a dirigir la Agencia Espacial Europea (ESA). En principio, las circunstancias parecen favorecer esta candidatura: En primer lugar, Pedro Duque reúne unas condiciones difíciles de mejorar por otros candidatos:

Ha trabajado durante 25 años para la Agencia Espacial Europea y, aunque en ocasiones tan solo es conocida su faceta como astronauta, ha ocupado también cargos de responsabilidad. En 2018, Pedro Sánchez lo nombra Ministro de Ciencia e Innovación, circunstancia que también favorece su candidatura a presidir la ESA.
En segundo lugar, la presentación de candidaturas finaliza a final de agosto y, por ahora, la candidatura es la única que se ha presentado.

¿Está España perdiendo peso en la UE? No cabe duda de que con la derrota de Calviño y la pérdida de tres Directores Generales, España pierde presencia en las instituciones europeas. En cambio, con el Plan Europeo de Recuperación y la candidatura de Pedro Duque a la ESA, España gana  influencia en Europa. 

-------------------

Noticias relacionadas:

- Más allá de Calviño O Borrell: Poder e influencia en la fontanería de Bruselas

sábado, 1 de agosto de 2020

Los europeos, de Orlando Figes


Tal vez sería pretencioso por mi parte preguntar si habéis leído el libro Los europeos, del historiador Orlando Figes (Londres, 1959). Más probable es que os haya llegado alguna referencia de su publicación, ya que durante el mes de julio se han publicado al menos una docena de reseñas del libro y entrevistas con el autor, accesibles en Internet.

Las que he leído son, en general, decepcionantes: En algunas se nota que el autor de la recensión no ha ido más allá de la lectura de la tapa del libro. En otras, el comentarista ha leído hasta la introducción, de la que saca gran partido reproduciendo párrafos completos. Los más avezados establecen videollamadas con el autor, pero algunas de sus preguntas  demuestran con claridad que no se ha leído el libro. En el mejor de los casos, apenas lo han ojeado u hojeado.




Hasta tal punto que uno de ellos, cuyo nombre no citaré por pudor, no tiene empacho en confesar :

   "Permítanme recomendarles un libro que promete ser una lectura apasionante para el verano: Los europeos, de Orlando Figes (Taurus). Aún no lo he leído, pero Figes es un tipo...".

Iba a decir "sin comentarios...", pero, ¿por qué no?. Que alguien, en una cafetería, te recomiende un libro de oídas tiene un pase. Que lo escriba alguien con una trayectoria a sus espaldas en un medio de comunicación, no es de recibo.

Pero no es un caso único. Otro crítico de prestigio, aprovechando el subtítulo del libro (Tres vidas y el nacimiento de la cultura europea) escribe: "...Un ménage à trois muy especial. Tres personajes están en el centro del libro...una decisión que Figes llena de posibilidades narrativas." Cualquiera podría pensar que el libro va de aventuras eróticas de los protagonistas, cuando en las más de 500 páginas del libro no hay ni un beso.

En definitiva, muchas de las reseñas no reflejan el contenido del libro y, en las entrevistas, se pregunta mucho a Figes por todo lo divino y lo humano y poco por su libro. Parecen responder a una potente campaña de marketing  de Random House basada en una estrategia simplista: "Habla de mí, aunque sea mal". 

Y parece que funciona: Los europeos de Orlando Figes ha logrado auparse al  tercer puesto del ránking de libros de Historia más vendidos en nuestro país.

‐-----------------

NOTICIAS RELACIONADAS:

- La función de la critica
- Volver a pensar el espíritu europeo

lunes, 29 de junio de 2020

¿Está El País en peligro?


"¿Está la democracia en peligro?", se preguntaba ayer Joaquín Estefanía en su columna de los domingos. La pregunta es pertinente y sus argumentos sólidos.
Pero es otra la pregunta que los lectores quisiéramos que Estefanía respondiera: ¿Está El País en peligro?

La semana pasada, Javier Moreno se hizo cargo de la dirección de El País, tras el cese de Soledad Gallego-Díaz, que ha estado al frente del periódico dos años, siendo la primera mujer en dirigir este periódico en sus cuarenta y cuatro años de historia.


                   Javier Moreno, nuevo director de El País

Al conocerse la noticia, una ola de inquietud recorrió la redacción del periódico y las redes sociales: En la redacción, porque todavía está muy vivo el recuerdo de los 129 despidos que Javier Moreno, "el niño de los ERE", ejecutó en 2012.

Inquietud en las redes porque no sabemos muy bien a qué responde este cambio en la dirección: ¿Cambio en la línea editorial?, ¿Presiones de un Consejo de Administración controlado por bancos y fondos de inversión?, ¿fracaso del muro de pago?, ¿Caída de ventas  y de publicidad?



      Soledad Gallego-Díaz, primer directora de El País (2018-2020)

Por la caída de ventas del periódico en papel no será. Es cierto que, cuando Soledad Gallego se puso al frente, en 2018, El País vendía 165.000 ejemplares, y a su salida, esa cifra estaba por debajo de los 100.000. Pero también es verdad que el periódico vendía 365.000 copias en 2010 y, desde entonces, ni el propio Javier Moreno (2006-2014) ni Antonio Caño (2014-2018) han sido capaces de detener la sangría.


Se van Soledad Gallego, Joaquín Estefanía, Ramón Lobo, Maruja Torres... y no serán los últimos. Desde la derecha dicen que Gallego puso a El País al servicio del sanchismo y que los podemitas de la redacción fueron los más beneficiados de su llegada a la dirección. 


Sinceramente, nunca me han interesado mucho los editoriales (ni otros suplemtentos como ICON o SMODA). Me interesa más la información que nos llega desde Bruselas y desde las capitales europeas y de secciones impulsadas por Gallego  como Sociedad y Educación.
El Pais, empotrado en la eterna crisis de PRISA, está en peligro. Y la solución pasa por una vuelta a sus orígenes: El Pais "diario independiente"...de PRISA!

-----------------

Noticias relacionadas (publicadas después):
- El pacto no escrito de PRISA...
- Javier Monzón sortea la crisis y se mantiene como presidente de PRISA
- ¿Qué ha pasado con el grupo PRISA? (Pere Rusiñol)
- Un libro analiza la evolución de PRISA: El poder de sobrevivir con una deuda impagable

domingo, 7 de junio de 2020

La vena europea de Artola


                                                            Miguel Artola


El día 26 de mayo recibíamos la triste noticia del fallecimiento del historiador Miguel Artola (San Sebastián, 1923-Madrid, 2020). Los periódicos, desde La Razón a El País pasando por La Vanguardia, El MundoEl Español o ABC, glosan estos días su figura. 

Periodistas como José Andrés Rojo, (ex)políticos como Mercedes Cabrera, historiadores como Álvarez Junco e intelectuales como Antonio Elorza tratan de explicar, cada cual desde su perspectiva, la importancia de Artola en la historiografía española.

¿Qué tienen en común los artículos sobre Artola publicados estos días? 

1. Todos, sin excepción, hacen un repaso de su brillante trayectoria académica: Catedrático de Universidad en Salamanca (1960) y Madrid (1969), Director de la Historia de España (1973-1977), miembro de la Real Academia de la Historia (1982), Doctor Honoris Causa Universidad del País Vasco (1989) y Salamanca (1992), Director de la Enciclopedia de España (1988-1991), Premio Príncipe de Asturias (1991), Premio Nacional de Historia (1992)...



Artola recibe el Premio Príncipe de Asturias




En cambio, nada se dice sobre su biografía ni de las circunstancias en las que un joven Artola vivió la Guerra Civil y los años siguientes. Casi ningún artículo comienza antes de 1953, año de la publicación de Los Afrancesados, basada en su tesis doctoral. Pero en 1953 Artola tenía ya 30 años y España que había sufrido una Guerra Civil, había pasado de una República a una Dictadura y los años 40 fueron especialmente duros por la represión, el hambre, el exilio y los trabajos forzados: ¿Cómo fue la vida de Artola durante esos años?

Otros historiadores de su época no tuvieron la misma suerte: Por ejemplo, Manuel Tuñón de Lara (Madrid, 1915-Lejona, 1997) fue internado en el campo de concentración de Los Almendros (Alicante) en 1939 y, obligado al exilio, en 1946 se instala en París y, hasta casi 20 años después (1964) no empezó a dar clases en la Universidad de Pau. Pocas distinciones y galardones adornan su trayectoria académica a pesar de que, según Moradiellos, es "el historiador que mayor influencia ha ejercido en la historiografía española contemporánea desde los años sesenta".


2. No hay ni rastro, en esos artículos, sobre su trabajo de investigación y sus publicaciones sobre Europa. "Me dejo casi todo en el tintero", afirma Mercedes Cabrera en su artículo sobre Artola. Es verdad que no se pueden resumir sus 96 años de vida y sus más de 30 libros en unas líneas. Pero lo más llamativo es que ninguno de los diarios citados atisba siquiera la vena europea de Artola:



                                Presentación de El Legado de Europa en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales

Álvaro Soto señala que dos libros de Paul Hazard (La crisis de la conciencia europea y El pensamiento europeo del siglo XVIII) causaron un gran impacto en los comienzos de Artola. Pero no sería hasta después de su jubilación cuando Artola pudo ocuparse de Europa. De sus tres obras -Historia de Europa (Espasa, 2007), Europa, una historia en imágenes (Espasa, 2008) y El legado de Europa (Kailas, 2016)-, destacamos la primera.


Michael Seidmam, Catedrático de Historia de la Universidad de North Carolina (!), la resume así: "Historia de Europa es un proyecto sin precedentes y extraordinariamente ambicioso". En efecto, el libro consta de dos volúmenes y 1800 páginas. Se trata de una obra colectiva en la que han colaborado 27 autores de la talla de Martín Almagro, José Ángel García de Cortazar, Antonio Miguel Bernal o Juan Pablo Fusi.

Cuando  se dice que Artola "formó parte de quienes abrieron puertas a una nueva manera de entender la historia y ensancharon sus costuras...", ¿por qué no se habla también de Europa?



viernes, 22 de mayo de 2020

A touch of european class


En ocasiones anteriores se ha comentado aquí que es difícil informar y estar informado sobre Europa: Las cadenas de radio y televisión y los periódicos son nacionales. 

La crisis económica de 2008 obligó a reducir la red de corresponsales y, cuando estos envían sus crónicas desde Bruselas u otras capitales europeas, están pensando en los intereses nacionales de sus lectores.

Parece que la pandemia está comenzando a cambiar este panorama. En dos direcciones: por un lado, estos días encontramos informaciones que abusan de las comparaciones y parecen fomentar las rencillas entre países europeos: "Francia supera a España en número de fallecidos...", "El Reino Unido supera a Italia y ya es el país con más muertos de Europa", "Rusia adelanta a España...", "Italia, caballo de Troya chino en Europa".

Pero hoy vamos a mirar en la otra dirección. Por ejemplo, el programa Más Vale Tarde que, conducido por Mamen Mendizábal, emite La Sexta de lunes a viernes, de 17:25 a 20 horas. Se trata de un magacín de temas tan variados como el precio de la luz o la gasolina, actualidad política y económica, el tiempo, el estado de las playas, sucesos...



Los que siguen habitualmente el programa habrán observado que, con motivo de la cuarentena,  MVT ha incorporado nuevos colaboradores: Enrique Oltra (Lisboa), Leticia Fuentes (París), Alberto Fernández (Bruselas), Mari Luz Moraleda (Berlín), Ángeles Conde (Roma) o Celia Maza (Londres). Sus informaciones, aunque breves, son importantes para ver cómo combaten la epidemia y el confinamiento nuestros vecinos europeos y para contrastar las medidas que se toman aquí.

¿Se han caído del caballo y han visto ahora  la luz europea los directivos del programa?

No lo creo. Mamen Mendizábal obtuvo en 2016 el Premio Madariaga de periodismo europeo otorgado por la Asociación de Periodistas Europeos (APE) "por ejercer un periodismo responsable y comprometido con la realidad de las instituciones comunitarias".

Han sido necesarios cuatro años y una pandemia con su correspondiente cuarentena, durante la que la información del coronavirus ha sido prácticamente monográfica, para que los responsables del programa se decidan a poner  en marcha estas conexiones con las capitales europeas, un toque de distinción frente a programas de la competencia como Todo es mentira.

-----------------

Noticias relacionadas:

- Un semanario holandés acusa a Italia y España de "vagos" mantenidos por el norte