Seguidores

domingo, 27 de diciembre de 2015

Sobre el Libro Blanco de la Profesión Docente



La semana pasada nos llegaba la noticia de la publicación de un Libro Blanco de la Profesión Docente y su entorno escolar. Los medios de comunicación y las redes sociales se hacen eco de un debate que tal vez está quedando en un segundo plano debido a la proximidad del 20D.

No me voy a andar con rodeos: el Libro Blanco de la Profesión Docente ni es libro ni es blanco.

En la Unión Europea, un Libro Blanco es un documento en el que se recogen propuestas de la Comisión Europea después de escuchar  a los comités consultivos (formados por miembros de la Comisión, representantes de grupos de interés y administraciones nacionales).

No es el caso del Libro Blanco de la Profesión Docente en el que parece que tres amiguetes (José Antonio Marina, Carmen Pellicer y Jesús Manso) se han reunido un par de fines de semana para recoger el guante lanzado por Iñigo Méndez de Vigo, nuestro provisional Ministro de Educación -recordemos que sustituyó recientemente a Wert, tal vez el peor ministro de la democracia, y que casi con toda probabilidad su mandato no llegue más allá del 20D- .



En el resumen  ejecutivo de dicho informe se recogen veinte propuestas que, una vez despojadas de todo su artificioso ropaje lingüístico -allí se habla de "arquitectura del sistema educativo", "portfolio del docente", el "Director como catalizador del proyecto de Centro", "Proyectos de Transformación de Centros"- se pueden resumir en una, la séptima, que se refiere al modelo de formación de profesores.

Marina propone "un modelo docente de alto nivel de cualificación y de excelencia" en tres etapas:

1. Formación de grado
2. Prueba de selección para ingresar en el proceso de especialización docente de tres años: Un máster de un año y unas prácticas de dos años.
3. Transcurridos los 3 años del período de formación, los profesores se someterán a una evaluación final. Los que la superen obtendrían la condición de funcionario.

O sea, un MIR educativo, adobado con un original Máster y pruebas sin cuento a los largo de siete años.

En resumen, un informe decepcionante que, a pesar del título, apenas habla del entorno escolar, que llega tarde al debate del 20D y no puede ser un buen comienzo para un Pacto de Estado sobre Educación ni para el Estatuto de la Función Docente, por una sencilla razón: Para eso ya hay otras instancias.


20 comentarios:

  1. Cuando dejará de ser un problema la educación en España ¡¡no se puede saber!!.
    Un Abrazo Emilio :) .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este paso,Joaquín, la educación tardarán ¡¡¡un siglo!!! en arreglarla. Un abrazo: Emilio

      Eliminar
  2. Yo creo que hace falta un MIR, pero para todo el país, no sólo para los profesores. A mi juicio no está mal que haya un nivel alto de exigencia para ejercer una profesión como el magisterio, pero creo que hay algo que no se tiene en cuenta, y es la capacidad del profesorado para ilusionar y motivar a unos alumnos que pueden ser la desidia personificada, en parte por lo que aprenden en la escuela de su hogar.

    Y eso por no hablar de cómo el PP y el PSOE han ido bajando el listón de exigencia a los alumnos, hasta el extremo de que ya dudo de hasta qué punto tiene valor un título académico en nuestro país.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Fernando: han querido maquillar las rotundas cifras de fracaso escolar bajando el listón...y por otros atajos (por ejemplo haciendo unas "pruebas" a mayores de 16, de 18, de 25...para obtener el título de ESO en unas condiciones que, en la práctica, implican un aprobado generalizado.
    En cuanto a lo del MIR educativo no me parece mal de entrada. Pero todo lo que gira en torno a este libro blanco tiene un tufillo...Lo siento por el profesor Marina. Creo que ha perdido buena parte de su "cotización" en su empeño.

    ResponderEliminar
  4. He leido la publicación y estoy de acuerdo contigo: ni es Libro, ni es Blanco.
    En mi opinión no es una aportación seria a solucionar el problema de la Educación en España.
    Entiendo que hay que comenzar por definir qué es lo que queremos arreglar. Con palabrería y florituras (el "libro" tiene un montón)no se resuelve nada.
    Una vez definido claramente cual es el objetivo, habrá que dar participación en la consecución de ese objetivo a todos los grupos intervinientes en el proceso educativo. Y parece que ningún grupo político está por la labor. Tan solo persiguen sacar el máximo rendimiento particular de la "ley de turno".
    Por otra parte, a mí me parece que un tema muy importante a tratar es la relación entre Docente y Discente. En mi vida personal y fundamentalmente en mi época universitaria, conocí muchos docentes seguramente muy bien preparados, incapaces de saber transmitir sus conocimientos a los alumnos. Recuerdo a un profesor de Lógica que resumía este fenómeno poniendo el ejemplo del Emisor/Receptor. Él comentaba que aun teniendo un receptor de radio estupendo y que existiera una emisora fantástica, como no se sintonizara la longitud de onda adecuada, el emisor y el receptor no se entenderían nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Ja, Ja! Me río, Armando, de lo que dices al final de tu profesor de Lógica...porque yo tenía uno de Filosofía que era del mismo corte. Con el agravante de que se escondía (literalmente) detra´s de su enorme cartera y nos ponía a estudiar. En la mitad del silencio, en ocasiones podíamos oir cómo se cortaba las uñas en plena hora de clase
    Aunque este tipo de anécdotas hoy ya no son posibles (el profe saldría en facebook, etc) lo que sí es cierto -ya pasando a lo serio- es la relación entre profesor/a y alumn@. Aquí, se ha pasado de una relación autoritaria, de ordeno y mando a una relación de amiguetes. La ley no escrita del péndulo.
    En cuanto al Libro, me parece que Marina se ha metido en un charco y comparto contigo que para elaborar un libro blanco hay que hacer algo más serio, con la participación de las asociaciones de padres, de alumnos, de profesores, hay que escuchar a los sindicatos, a las instituciones educativas...
    Gracias por tomarte el interés de leer el Libro (?) y por comentarlo aquí con nosotros.
    Un abrazo y...¡Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  7. ¿Que vas a esperar?. Este 'Marina' para mí que es un poco 'pestiño', y eso que está metido (desde hace muchos años) en estos temas. Le conozco desde 2002.
    ¿No será un poco vivir del cuento?.
    Los expertos, desempolvaros la sesera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues si te digo la verdad, Blas, me esperaba más de Marina. Yo he asistido a algunas de sus intervenciones y me parecía "correcto". Pero cuando me enteré que aceptó el reto de elaborar un libro blanco en un mes, me quedé patidifuso.
    Claro que ahora entiendo esa "rapidez". Lo que ha presentado es impresentable, una patochada en la forma, en el contenido, en los procedimientos...
    Sin embargo, es curioso que el otro día (después de este post) salió en el debate de La Sexta y no lo vi tan mal. No sé, no no sé...
    Un abrazo: emilio

    ResponderEliminar
  9. Hola, Emilio, buenos días.

    Me descargué, días atrás ya, el supuesto libro b… ¿blanco?, más bien diría negro, de mentiras, maquillaje, manipulación insana…

    Solo leí unas páginas del principio, y acabé con dolor de cabeza, si no continué leyendo fue para proteger mi salud mental y mi dignidad.

    Creo que la ciudadanía debe aprender a protegerse de esos vándalos. Hay algunos sectores, como Educación, Sanidad, Justicia, Comunicación, Policía, etc., que debería de tener prohibida la entrada (por ley) a los políticos.

    En docencia, sí, se ha perdido mucho y se está perdiendo calidad notablemente. Pero yo creo que es más causado por haber transformado este arte de la enseñanza en un producto comercial en el que la vocación flota en una niebla alejada de la realidad. Y en los discentes, se ve, incluso a lo lejos, la desidia o desgana en la falta de preparación y en la actitud de cara a la sociedad en que se encuentran. Sin duda, es mal camino.

    Este en el que nos encontramos, es un caso más de abuso y desprotección social. Es mi punto de vista.

    Te deseo unas felices navidades

    F E L I Z -- N A V I D A D

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Juande: En primer lugar, gracias por pasarte y comentar. Te deseo una Feliz Navidad...aunque ciertos políticos y "gurús" se empeñen en fastidiarla.
    Comparto contigo que ciertos sectores políticos están empeñados en privatizar y comercializar la enseñanza. Primero recortan los presupuestos, luego aumentan el número de alumn@s por aula y aumentan la carga lectiva de los profes...para finalizar diciendo qué mal está la enseñanza y prometer (no cuesta nada) que la enseñanza privada y comercial es la solución a todos esos problemas.
    Ojalá los resultados de estas elecciones nos lleven a cambios razonables ( y no a las paparruchadas que se están escuchando) en la educación.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Emilio:
    Lo que menos me gusta de este asunto, independientemente de que Marina tenga razón o no en algo,es la forma tan poco democrática de hacer las cosas. Se nombra a un tipo a dedo para hacer las cosas con el criterio de que es un experto o un "experto" que sale mucho en los medios de comunicación. No dudo sobre su cualidad de experto, pero seguro que hay más dedicados a lo mismo. Lo que no entiendo y no me gusta es que no se haya convocado a sindicatos y asociaciones de profesores, maestros, pedagogos, padres y madres, estudiantes,etc. Es una sociedad civil ya organizada y que discute a diario en lo que le compete. Nombrar a un tipo a dedo, a un experto en exclusiva, no es democrático ni en el caso de que ese "sabio" tenga buenas ideas. Si es sabio de verdad será él mismo el que abrá el campo o el "libro blanco" a todos los que tengan algo que decir. Ya veremos.

    Muchas gracias por traer tan buenos temas a tu blog.
    Feliz 2016. Mucha salud.

    ResponderEliminar
  13. Cuando me enteré, Celeste, de que el ministro había encargado un libro blanco a un experto, me extrañó. Pero lo que más me extrañó es que Marina aceptase el reto y más si debía cumplir este encargo en poco más de un mes.
    Efectivamente, un libro blanco tiene que contar con la participación de sindicatos, alumnos, padres, profesores... de no ser así puede llamarse informe o de cualquier otra manera.
    Y me parece que el asunto ya no tiene solución: ya es tarde para abrir un debate que hubiera tenido interés antes del 20-D.
    Gracias a tí por tu visita, Celeste, y Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  14. Es triste que un filósofo como Marina se haya prestado a ejercer este triste papel de vocero de una concepción educativa liberal, competitiva y recortada.

    ResponderEliminar
  15. Se puede decir más alto, Enric, pero no más claro. Y lo peor de todo es que sospecho que esto no ha sido fruto de un tropiezo o una casualidad...

    ResponderEliminar
  16. Hola, Emilio! Ahora voy a ver si me descargo (como dice Juande) este PSEUDO LIBRO BLANCO. Gracias por informarnos a los que vivimos en otro mundo.
    Como bien insinuas, sus razones tendran para tantas prisas y, seguro, nada pedagogicas.
    Un abrazo de Ano Nuevo

    ResponderEliminar
  17. Hola Igoa: No te lo descargues. No merece la pena. El dichoso libro se va a quedar en un cajón, no sólo porque no conduce a ninguna parte sino por la complicada situación política que estamos vviviendo en este memento, que tal vez obligue a unas nuevas elecciones en marzo.
    Hay ocasiones en las que uno quisiera vivir lejos ( y que me perdonen los que viven fuera y quisieran estar aquí).
    Que el nuevo año se porte bien contigo también!

    ResponderEliminar
  18. Emilio: antes que nada desearte que el 2016 venga cargado de ilusiones convertidas en realidades....no sé hacia dónde camina la enseñanza de nuestros jóvenes...ojalá todo mejore por el bien de ellos...ese libro es una farsa. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola Águeda, yo también te deseo un Feliz 2016. Creo que nadie sabe muy bien adónde va la enseñanza, pero algunos tienen muy claro adónde les gustaría que fuera... Ojalá 2016 nos traiga un Pacto por la Educación. Lo veo difícil, pero por pedir...Un abrazo: Emilio

    ResponderEliminar