domingo, 27 de noviembre de 2016

Make Europe great again!

En una entrada anterior comentábamos  la publicación de sendos libros de Martin Schulz (2013) y de Giscard 
D´Estaing (2015) que alertaban - antes del "Brexit" y de la llegada de Trump-  sobre una Europa al borde del abismo, ante su "última oportunidad".

Pues bien, en esta misma línea hemos visto publicados, en las últimas semanas,  tres artículos que merecen una referencia por dos motivos: Porque tratan de poner un poco de orden en el caos europeo y porque están escritos por importantes europeístas y  sus propuestas merecen ser tenidas muy en cuenta.

De cada uno de ellos entresaco una cita y añado un breve comentario con la intención de suscitar su lectura completa.

Cita 1. "Instamos a las autoridades nacionales y europeas a centrarse sin demora en los muchos retos que la Unión Europea (UE) tiene que abordar con urgencia (  Sí, somos europeos ).

Comentario: Su autor es Jacques Delors, que fue presidente de la Comisión Europea  en lo que podemos denominar "década prodigiosa" para Europa (1985-1995). Veinte años después, Delors ha sabido sortear con éxito los riesgos que rodean a otros "jarrones chinos" y aporta una extraordinaria lucidez en su análisis.
                                                         







Cita 2.  "Es urgente reconciliar a nuestros ciudadanos con el proyecto europeo". Para ello es necesario "reducir las desigualdades, reactivar el crecimiento, dar una respuesta de envergadura al desarrollo migratorio, reforzar la seguridad de sus ciudadanos, proseguir la democratización de la UE y volver a colocar la educación y la cultura, la base de nuestras identidades democráticas en el centro de la UE" (Llamamiento a la reacción de los europeos).

Comentario: firmado por dirigentes e intelectuales europeos integrados en el Movimiento 9 de Mayo que, al cumplirse 66 años de la Declaración Schuman -también antes del "Brexit" y de Trump -, alertan de los riesgos en los que está inmersa la UE y proponen una hoja de ruta para salir de este impasse.
                       


Cita 3.  "En vez de quejarnos de la victoria de Trump, debemos elaborar una estrategia para la UE. Una estrategia que ofrezca a los europeos un plan de futuro, una visión de una Unión fuerte..." (Hacer grande a Europa).

Comentario: Puedo compartir buena parte de lo que sostiene Verhofstadt en su artículo. pero no puedo evitar que una "Europa grande y fuerte" me provoque un sarpullido: Lo de grande me recuerda a Franco. Lo de fuerte a la campaña de propaganda que acompañó al lanzamiento del euro...














sábado, 12 de noviembre de 2016

Aristóteles y Bruselas

El filósofo griego Aristóteles, en su Metafísica, formuló en el s. IV a. C. el "principio de no contradicción". Veinticinco siglos después, Bruselas ignora este principio ya que últimamente no hace más que enviarnos mensajes contradictorios. Por ejemplo, critica los recortes en educación en España y exige nuevos recortes  para los presupuestos de 2017. Vayamos por partes:

- Sobre los recortes educativos:

El Informe de la Comisión Europea  Education and Training. Monitor 2016 pone de relieve dos importantes aspectos: 

A) El retroceso inversión en Educación en España, cuyo gasto público educativo  (4,4% del PIB en 2011; 3,89% en 2015) está a la cola de los países de la UE, solo por delante de Rumanía y al mismo nivel que Bulgaria o Eslovenia, pero muy lejos de países como Dinamarca (7,2%) o Suecia (6,6%).




B) Como consecuencia de estos recortes, la Educación en España se encuentra en una situación lamentable respecto a Europa: altas tasas de abandono escolar, elevado número de repetidores, aumento del número de alumnos por profesor, escasa empleabilidad de los estudiantes, las becas, las diferencias entre Comunidades Autónomas... 

- Sobre los recortes  para el presupuesto de 2017:

A pesar de que las críticas a las políticas de austeridad han arreciado en estos años, no solo desde la ONG´s, o desde el nada sospechoso de izquierdismo FMI, pasando por destacados Premios Nobel de Economía  como Angus Deaton, Joseph Stiglitz, Paul Krugman, o  desde medios de comunicación de referencia como el New York Times...a pesar de todo, la Comisión Europea no parece conformarse con recortar el presupuesto en 5.500 millones y parece ampliar sus exigencias a 8.000 millones.

Si el mencionado informe sobre educación reconoce que "los recortes acumulados han reducido los recursos disponibles" estos últimos años en educación, ¿cómo es posible exigir nuevos recortes?

No dudo de la necesidad de recortar el gasto público, pero la UE haría bien en promover Fondos Europeos para igualar el gasto público medio educativo en la UE (5,25% del PIB). Y lo mismo vale para infraestructuras o para I+D+I.


----------

Noticias relacionadas (publicadas después):
- España se libra de la congelación de 1.200 millones por incumplir el déficit





















jueves, 27 de octubre de 2016

Sobre el futuro de Europa


"Policrisis en Bruselas", interesante artículo en el que Marta López describe el desconcierto de las instituciones en una Europa paralizada por múltiples crisis (inmigración, terrorismo, Rusia, auge de los populismos, Brexit...) y  en el que plantea algunas preguntas sobre el futuro de Europa, a las que me gustaría responder aquí brevemente:

 

P. ¿Es el 'Brexit' el principio del fin de Europa o la gran oportunidad para relanzar la UE? 

R. Sobre la mala relación de Gran Bretaña con la UE, en sus casi 50 años de integración, se ha dicho casi de todo: Al comienzo de su adhesión se la etiquetó de "Caballo de Troya", luego vino Thatcher y su I want my money back, más adelante se tildó de "cuna del euroescepticismo" y del UKIP, de favorecer la ampliación de la UE hacia los países del Este con la secreta intención de diluir la integración en un Gran Mercado... En resumen, "el gobierno británico hace de freno perpetuo en Bruselas" (Schulz, 2013: 229).


Pues bien, después del Brexit, ya no tenemos ese freno de mano echado: ¿qué impide ahora dar todos los pasos necesarios para avanzar en la integración? 



P. ¿Se ha de reformar el Tratado de Lisboa o se ha de profundizar en las posibilidades que brinda este? 


R. El  actual Tratado de Lisboa nació herido, por no decir muerto, después del fracaso del Proyecto de Tratado de Constitución Europea con el "NO" francés y holandés (2005).

La UE necesita una reforma institucional a fondo para adquirir un sistema parecido al de las democracias occidentales, basado en la división de poderes: Un poder ejecutivo (La Comisión Europea) y un poder legislativo con dos cámaras: Una Cámara Baja, el Parlamento Europeo (en representación de los ciudadanos) y una Cámara Alta o Senado (en representación de los Estados).

P. ¿Se ha de ir a la Europa de dos velocidades? ¿Se ha de avanzar hacia una integración a la carta?


R. Es imposible que 27 Estados avancen al mismo tiempo. De los países de la UE, solo 19  han adoptado el euro. Respecto al Impuesto de Transacciones Financieras (ITF), solo 10 socios están dispuestos por ahora a implantarlo. Pero demuestra que no todos tenemos que avanzar al mismo tiempo.

Sin llegar a una integración a la carta -que permitiría por ejemplo a Gran Bretaña, beneficiarse de las ventajas de la libre circulación de mercancías y capitales, pero rechazar la libre circulación de trabajadores-, en un futuro próximo, gracias a las cooperaciones reforzadas, cada socio comunitario decidirá en qué aspectos de la integración está dispuesto a avanzar y en los que se siente ya bien servido.









jueves, 13 de octubre de 2016

Blame Game

En este país ya estábamos tristemente acostumbrados al Blame Game  desde la gloriosa época de Aznar, con su célebre e infantil "y tú, más". Desde entonces hasta la actual crisis del PSOE podemos rastrear en las hemerotecas numerosos ejemplos de este "Juego de Acusaciones". La única novedad es que antes ese juego era entre PSOE y PP y ahora es entre bandos del PSOE...y otros actores secundarios.

Pero hay también un Blame Game europeo. Lo que pasa es que en Europa las acusaciones no son entre partidos, sino entre los gobiernos de los Estados y Bruselas: 

"Tanto en tertulias cerveceras como en artículos de opinión de la prensa de calidad, atacar a Bruselas se ha convertido en un deporte de moda, y en todos los estados de la Unión bajan los índices de adhesión a la misma" ( Schulz, p.11).

 "Lo bueno viene de las capitales; lo malo, de Bruselas...Desde las capitales se reclaman y aprueban iniciativas para nuevas leyes europeas, pero si una propuesta es criticada públicamente se dice que Bruselas ha vuelto a rebasar sus competencias" (Schulz, 2013, p.107).




Schulz describe con todo lujo de detalles cómo ha funcionado este juego de acusaciones entre las capitales y la UE en el caso del Impuesto de Transacciones Financieras (ITF o Tasa Tobin), un impuesto que pretende frenar los ataques financieros especulativos y que los responsables de la crisis compensen el daño causado a las arcas públicas .

En resumidas cuentas, la Comisión Europea viene intentando poner en marcha este impuesto, tan necesario para paliar los efectos más nocivos de la crisis, ¡¡¡desde 2011!!! y todavía no se ha puesto en marcha por los trapicheos de los gobiernos de diversos Estados (en estos momentos no me conviene porque hay elecciones, porque perjudicaría a mis bancos, a mis ahorradores, la exportación de manzanas...). 

Ahora se nos dice que "Bruselas espera presentar un proyecto legislativo antes de final de año..."y que entrará en vigor en 2018 (?). Menos mal que tan solo se trata de introducir un impuesto que 0,1% sobre el valor de las acciones: ¿Qué pasaría si la Comisión y el Parlamento Europeo hubieran solicitado, ante la gravedad de la situación, un impuesto del 1%?


lunes, 26 de septiembre de 2016

Bratislava y la última oportunidad

"Yo también estoy insatisfecho y rabioso por el estado en el que se encuentran las instituciones europeas; de modo que no quiero defender la UE tal y como se presenta en la actualidad..." afirma Martin Schulz, Presidente del Parlamento Europeo, en su libro Europa: la última oportunidad (2013).

Esta idea de "última oportunidad", ha debido calar entre las élites europeas. La prueba es que Valéry Giscard d´Estaing ha publicado en 2015 un llamamiento exactamente con el mismo título, mientras que el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, viene repitiendo esta misma cantinela  desde su toma de posesión en noviembre de 2014.

                 
   


Los llamamientos de Schulz, D´Estaing y Juncker no pueden ser más dramáticos pero, como es habitual, los Jefes de Gobierno no parecen compartir esta opinión o no están por la labor.

Así lo demuestra la reciente cumbre de Bratislava, la primera que se celebra a la sombra del Brexit. Llevamos años especulando si la UE, sin su caballo de Troya,  sería capaz de avanzar con más audacia, agilidad y velocidad de crucero. 

Por lo visto en Bratislava, no. Lo mínimo que se puede decir de esta cumbre es que los ciudadanos esperábamos una respuesta más contundente de los líderes europeos, en consonancia con esa "última oportunidad": 

Un poco de autocrítica respecto a la política de austeridad y el reconocimiento de que esos recortes masivos están en la base de los nuevos populismos que amenazan a Europa; una respuesta más contundente a la crisis económica y de refugiados; avances en el combate contra el fraude fiscal para que no se repitan casos como el de Apple y contra los paraísos fiscales, para evitar casos como el de Neelie Kroes; cambios legislativos contra las puertas giratorias, para evitar casos como el de Barroso; más transparencia para no volver a caer en el ridículo como en el caso LuxLeaks, en el que los que destaparon el caso han sido condenados y los que han cometido el delito han salido indemnes...


-----------
Noticias relacionadas (publicadas después):
- Bruselas propone armonizar el impuesto de sociedades

lunes, 12 de septiembre de 2016

'Rentrée' europea

En septiembre, los niños vuelven al cole y los funcionarios europeos a Bruselas. Pero este año ambos regresan con brío: 

Mientras un alumno de 14 años lleva recogidas más de 230.000 firmas contra las reválidas, Margarita Vestager, comisaria europea de la Competencia, anuncia que Apple debe devolver las ayudas (por valor de 13.000 millones de euros) que la multinacional recibió del Estado de Irlanda.

La cuestión es:¿se trata de ayudas ilegales?

Pongámonos en antecedentes: En España, país como Irlanda de la Unión Europea, el impuesto de sociedades (el tipo general) en 2015 era del 28%.

En Irlanda, el impuesto de sociedades se sitúa en el 12,5%, medida con la que su gobierno trata de atraer inversores. Pues bien, Apple venía pagando desde 2003 solo el 1%, tasa que se ha ido reduciendo hasta alcanzar en 2014 en el 0,005%.

Para Tim Cook, sucesor  de Steve Job y consejero delegado de Apple, "nadie hizo nada malo", y la multa resulta "inaceptable".

                                Margarita Vestager, comisaria europea de la Competencia

Irlanda ¿paradójicamente? se alinea con Apple y EEUU habla de "persecución política" de las empresas norteamericanas en Europa.

Para la Comisión Europea, el asunto está claro: esas ayudas del Estado irlandés distorsionan el mercado, ya que otras empresas del sector se ven sometidas a un tipo de gravamen mucho más elevado en otros países de la UE.

El problema estriba en que otras multinacionales llevan a cabo prácticas similares y (todavía) no han sido sancionadas: hace unos  días el socialdemócrata Christian Kern, jefe de Gobierno de Austria, refiriéndose a empresas como Starbucks, Amazon, Facebook o Google, se quejaba amargamente de que "cualquier cafetería vienesa, cualquier puesto de salchichas paga más impuestos que una multinacional".

Para finalizar, una pregunta: La sanción a Apple, ¿significa un cambio de orientación en la política neoliberal que la Comisión Europea ha estado llevando a cabo durante los años de crisis?

------

Noticias relacionadas (publicadas después):
- La Comisión Europea pone coto a los trucos fiscales de 6.000 empresas






lunes, 29 de agosto de 2016

Rio 2016: España y la UE


España ha obtenido 17 medallas en Rio 2016. Nos encontramos pues dentro de las previsiones  que habían establecido los expertos (entre 15 y 20 medallas).

Ahora bien, ¿es un balance satisfactorio? Lo que, en líneas generales, para algunos es bueno y para otros excelente, no deja deja de crear dudas cuando se analizan ciertas afirmaciones: 

"España  se sitúa en el medallero aproximadamente donde le corresponde como potencia media".

Un repaso al medallero  parece contradecir tal afirmación: España ha obtenido el mismo número de medallas que Kazajistán y una menos que Azerbaiyán, países que tienen un PIB mucho menor que España. Tampoco salimos bien parados si nos comparamos con nuestros vecinos europeos: Italia (28 medallas), Francia (42). Con Gran Bretaña (62), mejor no establecer comparaciones.


De todas maneras, del artículo de Javier Roldán, lo que me interesa destacar es lo siguiente: "podemos conjeturar y echar cuentas de los metales que obtendría...una UE como competidora única". Dicho y hecho: La UE como competidora única habría obtenido 331 medallas, casi el triple de las conseguidas por EEUU y casi el quíntuple de China.






Hace unos días, representantes de diversas organizaciones europeístas, dirigían una Carta abierta a Martin Schulz, Presidente del Parlamento Europeo, planteando esta sugerencia:

"En vista de los brillantes resultados de los atletas europeos en los Juegos Olímpicos de Río, podría invitar a los atletas europeos que han obtenido medalla al Parlamento Europeo, a fin de celebrar los resultados y mostrar que Europa es fuerte cuando está unida..."





Me parece una buena iniciativa. No sé si Schulz dispondrá de fondos para atender esta petición. Más barato quizás sería que el Parlamento Europeo promueva que, en Tokio 2020, otros atletas se animen a seguir el ejemplo de Elisa di Francisca.