sábado, 7 de enero de 2017

Lecturas de invierno

En estas fechas, sea porque finaliza un año y hay que hacer recuento, sea por pura promoción comercial, proliferan las listas de libros. Mi lista particular está motivada por el recuento y por la buena acogida de Lecturas de verano y se organiza así: 

He seleccionado algunos de los libros leídos en 2016, con la esperanza de que por lo menos uno de ellos os interese. A esa breve selección, añado dos publicaciones periódicas y el propósito firme de leer dos libros en 2017.
                       

Noemí López Trujillo y Estefanía S. Vasconcellos (2016): Volveremos. Madrid, Libros del K.O. Recién sacado del horno (publicado a finales de noviembre), es el primer libro que llega a mis manos sobre los emigrados durante la crisis, una temática que nos atañe a casi todos, porque ¿quién no tiene una novia, un hijo, un sobrino o un vecino que ha tenido que emigrar, y no precisamente por los motivos que sugiere el Ministro de Asuntos Exteriores?


eldiario.es publica (también en papel) unos suplementos o monográficos que merecen ser leídos con detenimiento. De los que han llegado a mis manos, destaco dos: La importancia de la Educación (otoño de 2015) y Periodismo acosado (otoño de 2016), "dedicado a analizar las incertidumbres y oportunidades" del periodismo. Destacamos las firmas de Ignacio Escolar, Jean-François Fogel, Gumersindo Lafuente, Pere Rusiñol, Soledad Gallego-Díaz o Katharine Viner.


Alternativas Económicas. Revista mensual. En su número 41, Andreu Missé entrevista a Joseph Stiglitz. Joaquín Estefanía analiza el declive de la socialdemocracia en la segunda mitad del siglo XX. El "tema del mes" está dedicado a la burbuja del alquiler de la vivienda. Hay también un dossier dedicado a Estados Unidos y una sección "Vida cultural" en la que se comentan libros, películas, convocatorias...
                     
                                            
Valéry Giscard D´Estaing (2016): Europa, la última oportunidad. Editorial Confluencias. Giscard  d´Estaing, presidente  de Francia en los años 70 y de la Convención para el futuro de Europa (2002) mantiene, a sus 90 años de edad, la lucidez suficiente como para clamar contra la "desvergüenza financiera" que dio lugar a la Gran Recesión y para proponer un plan para sacar a Europa de su actual impasse.

                                                     
Jo Guldi y David Armitage (2016): Manifiesto por la historia. Madrid, Alianza Editorial.
 Armitage y Guldi exponen, desde las primeras páginas de su libro, la necesidad de huir de plantear los problemas a corto plazo: "los políticos no planifican más allá de su próxima apuesta electoral" y reivindican la necesidad de plantear las cuestiones a largo plazo:"llama la atención que incluso quienes se han dedicado a examinar el futuro sólo hayan dirigido una corta mirada al pasado".  

                     
Jeff Jarvis (2016): El fin de los medios de comunicación. Planeta, Barcelona.
¿Cuál es el futuro de los medios de comunicación? Nadie lo sabe. Por eso Jarvis se plantea "un ejercicio personal de brainstorming" a profesores, editores, estudiantes de periodismo, expertos en tecnología y a todos aquellos que les importe la información y la sociedad. Y añade: "si no imaginamos muchos futuros, no podremos construir ninguno.


Carmela Ríos ( 2015): Cómo el #15M cambió la información. Libros.com
Carmela Ríos, nos cuenta cómo pasó, casi sin darse cuenta, de trabajar en CNN+ con los medios y métodos de un periodista tradicional, a descubrir Twitter como herramienta periodística y a tuitear el 15M: "Twitter llegó a mi vida para relevar a CNN+ en la necesidad de contar y mostrar las cosas que suceden".


John Lloyd y Cristina Marconi (2015 ) Hablemos de Europa. RIALP, Madrid.
Cuenta la experiencia y los puntos de vista de una treintena de  corresponsales en Bruselas de siete países (Francia, Alemania, Grecia, Italia, polonia, España y Reino Unido) y pone de relieve las dificultades de informar sobre la Unión Europea. Por ejemplo: Los nuevos editores asumen que lectores y espectadores consideran aburridas las cuestiones europeas.


Jean-Jacques Servan-Schreiber (1968): El desafío americano. Plaza & Janés. Barcelona.
Qué ganas tenía de tener este libro en mis manos! Difícil de  encontrar en librerías o bibliotecas, este libro despertó en toda una generación el interés por los asuntos europeos. Publicado diez años después de la puesta en marcha del Mercado Común -en plena Dictadura-  Servan-Schreiber fue una de las primeras voces en alertar de la penetración del capital americano en Europa y de los peligros de que Europa se convirtiera en una "provincia" del Imperio americano.

Julia Cagé (2016): Salvar los medios de comunicación. Anagrama, Barcelona.
En los últimos 30 o 40 años, los medios en general y los diarios en particular se han convertido en las "queridas" de millonarios caprichosos. Como consecuencia, la desconfianza de los lectores y espectadores hacia los medios, sobre todo a partir de la crisis, ha crecido de forma exponencial.
Julia Cagé sostiene que los medios son un pilar fundamental de la democracia y que es preciso buscar un modelo de financiación alternativo al control capitalista actual.

Dos de los libros que me dispongo leer este año son: El Danubio, de Claudio Magris, y Número Cero, de Umberto Eco.


---------------
Noticias relacionadas (publicadas después):
- ¡Volveremos!, de Joaquín Estefanía
























                                               

martes, 27 de diciembre de 2016

Un escándalo europeo


En el caso  Fernando Suárez, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) acusado de plagio, se dan varias circunstancias dignas de comentar:

1. La intensidad del plagio: No se trata de un pecadillo de juventud ni de algo accidental. Se trata de un plagio a gran escala, industrial. Se han detectado más de 10 plagios que abarcan desde la redacción de su tesis de doctorado hasta su etapa de rector. Suárez no se entretenía en copiar un párrafo, sino que en un artículo de 45 páginas, 43 eran copiadas

2. El torrente de noticias provocado: Desde que saltó la noticia hace ya más de dos meses en un medio regional, excepto La Razón, casi todos los medios nacionales -desde El Español a infolibre pasando por eldiario.es, El País o El Mundo- han tratado el asunto, aunque con desigual seguimiento.

3. Débil respuesta institucional: Al principio, la Conferencia de Rectores (CRUE) guardó silencio.  Y claro, el Consejo de Gobierno de la URJC no iba a ser menos...a pesar del clamor popular que representan más de 70.000 firmas. Más adelante, la Conferencia de Rectores le pidió que dejara su puesto de vocal y se anunció que se abriría una comisión académica de investigación, pero todo el mundo sabe lo que esto significa...



4. Nula respuesta política: Mientras el barón de Claret se lava las manos, Cristina Cifuentes dice  que respeta escrupulosamente la autonomía universitaria. La Universidad no se pronuncia, lo mismo que los sindicatos y los partidos políticos -PSOE, PP y Ciudadanos- se han opuesto a que Suárez dé una explicación en la Asamblea de Madrid...

5. Los medios de comunicación, en general, critican la negativa del rector a dimitir pero son pocos los que se atreven a ir más allá, a preguntarse el porqué de esta cortina de silencio sobre el caso Suárez y a abrir en canal "un sistema universitario endogámico y clientelar", en el que "aprovecharse del trabajo de otros es una práctica común".

En Europa, donde un ministro dimite por copiar, el caso Suárez debe ser percibido con toda seguridad como un escándalo que, junto a los casos de corrupción y otras minucias que nombrar no quiero en estas fechas, contribuirán sin duda al deterioro de la popular Marca España

------------

Noticias relacionadas (publicadas después):

- Defensores del rector acusado de plagio piden apoyo a los profesores

- El escándalo de los plagios obliga al Rector a no presentarse a la reelección

- El rector de la URJC ya tiene a su sucesor

- La Universidad española, de espaldas al plagio

- El rector gastó 7 millones en comprar el palacete de Millán Astray, ocupado ahora por neonazis

- El rector se libra de cuatro demandas por su alto coste










domingo, 11 de diciembre de 2016

Ganadores y perdedores del Informe PISA



"Verdadero éxito", "liderazgo pedagógico",  "España rompe la brecha educativa y se sitúa por primera vez en la historia entre los países más avanzados", con estas y otras expresiones triunfalistas, los "ganadores" (El PP, el Ministro de Educación...) han recibido los resultados del Informe PISA 2015.



Este Informe  evalúa, cada tres años,  las competencias en Lectura, Ciencias y Matemáticas de los alumn@s de 15 años de países de la OCDE y permite establecer comparaciones de la situación de la Educación en España y en la Unión Europea.

En 2015, España se aproxima a la media de la OCDE en los siguientes términos: 




Antes de lanzar las campanas al vuelo, los "ganadores" deberían tener en cuenta:

1. España ocupa el puesto 21 en Lectura,  el 24 en Ciencias y el 25 en Matemáticas. Es decir, entre los 71 países de la OCDE, España se encuentra en posición ventajosa. Pero  en la retaguardia de las 35 economías más potentes de la OCDE.

2. El avance de España se debe en parte al retroceso de otros países de la OCDE en relación al Informe PISA 2012, tanto en Lectura como en Ciencias y Matemáticas (ver gráfico) y a pesar de los recortes en materia educativa que, tanto socialistas como populares, han venido aplicando en nuestro país en los últimos años.

3. En todo caso, los "ganadores"  deben reconocer que estos resultados son fruto de la LOE, la Ley de Educación que aprobó el gobierno Zapatero (2006), Ley que derogó el PP sustituyéndola por la LOMCE (2013) o Ley Wert, a punto de ser también derogada...

4. Los resultados del Informe PISA ponen de relieve profundas desigualdades entre la Comunidades Autónomas: Más de 40 puntos hay de diferencia entre Castilla y León con Andalucía en  Ciencias; 47 puntos separan a Castilla León de Extremadura en Lectura  y 66 puntos de diferencia entre Navarra y Canarias en Matemáticas.

5. El Informe PISA encierra otras importantes desigualdades entre los alumn@s de 15 años: socioculturales ( 35 puntos separan a los alumnos por su nivel socioeconómico), de género  (las chicas son mejores en Lectura, los chicos en Matemáticas), de origen (hay una importante brecha con la población migrante), entre colegios públicos y privados, en relación a los alumnos repetidores (30%)

En cuanto a los "perdedores" solo voy a citar a dos: Susana Díaz, al regreso de su gira triunfal por Bruselas, habrá recibido como un auténtico bofetón un Informe PISA que sitúa a Andalucía a la cola de la Educación en España; y  Adelaida de la Calle, Consejera de Educación de Andalucía, que entre otras lindezas, atribuye esta situación " a la tasa de analfabetismo que Andalucía sufría en la Transición"

---------

Noticias relacionadas:
- Las notas del Informe PISA 2015
-Qué hay de nuevo, PISA?
-España llega a la nota media en PISA...
- El Informe PISA
- Méndez de Vigo dice que el resultado de España en PISA es muy satisfactorio
-Educación argumenta que los resultados en el PISA se deben,,,
-Andalucía ocupa el último lugar en el Informe PISA
-Andalucía pretende erradicar el fracaso escolar en la ESO en solo cuatro años
- Marte y lo que no mide PISA











domingo, 27 de noviembre de 2016

Make Europe great again!

En una entrada anterior comentábamos  la publicación de sendos libros de Martin Schulz (2013) y de Giscard 
D´Estaing (2015) que alertaban - antes del "Brexit" y de la llegada de Trump-  sobre una Europa al borde del abismo, ante su "última oportunidad".

Pues bien, en esta misma línea hemos visto publicados, en las últimas semanas,  tres artículos que merecen una referencia por dos motivos: Porque tratan de poner un poco de orden en el caos europeo y porque están escritos por importantes europeístas y  sus propuestas merecen ser tenidas muy en cuenta.

De cada uno de ellos entresaco una cita y añado un breve comentario con la intención de suscitar su lectura completa.

Cita 1. "Instamos a las autoridades nacionales y europeas a centrarse sin demora en los muchos retos que la Unión Europea (UE) tiene que abordar con urgencia (  Sí, somos europeos ).

Comentario: Su autor es Jacques Delors, que fue presidente de la Comisión Europea  en lo que podemos denominar "década prodigiosa" para Europa (1985-1995). Veinte años después, Delors ha sabido sortear con éxito los riesgos que rodean a otros "jarrones chinos" y aporta una extraordinaria lucidez en su análisis.
                                                         







Cita 2.  "Es urgente reconciliar a nuestros ciudadanos con el proyecto europeo". Para ello es necesario "reducir las desigualdades, reactivar el crecimiento, dar una respuesta de envergadura al desarrollo migratorio, reforzar la seguridad de sus ciudadanos, proseguir la democratización de la UE y volver a colocar la educación y la cultura, la base de nuestras identidades democráticas en el centro de la UE" (Llamamiento a la reacción de los europeos).

Comentario: firmado por dirigentes e intelectuales europeos integrados en el Movimiento 9 de Mayo que, al cumplirse 66 años de la Declaración Schuman -también antes del "Brexit" y de Trump -, alertan de los riesgos en los que está inmersa la UE y proponen una hoja de ruta para salir de este impasse.
                       


Cita 3.  "En vez de quejarnos de la victoria de Trump, debemos elaborar una estrategia para la UE. Una estrategia que ofrezca a los europeos un plan de futuro, una visión de una Unión fuerte..." (Hacer grande a Europa).

Comentario: Puedo compartir buena parte de lo que sostiene Verhofstadt en su artículo. pero no puedo evitar que una "Europa grande y fuerte" me provoque un sarpullido: Lo de grande me recuerda a Franco. Lo de fuerte a la campaña de propaganda que acompañó al lanzamiento del euro...














sábado, 12 de noviembre de 2016

Aristóteles y Bruselas

El filósofo griego Aristóteles, en su Metafísica, formuló en el s. IV a. C. el "principio de no contradicción". Veinticinco siglos después, Bruselas ignora este principio ya que últimamente no hace más que enviarnos mensajes contradictorios. Por ejemplo, critica los recortes en educación en España y exige nuevos recortes  para los presupuestos de 2017. Vayamos por partes:

- Sobre los recortes educativos:

El Informe de la Comisión Europea  Education and Training. Monitor 2016 pone de relieve dos importantes aspectos: 

A) El retroceso inversión en Educación en España, cuyo gasto público educativo  (4,4% del PIB en 2011; 3,89% en 2015) está a la cola de los países de la UE, solo por delante de Rumanía y al mismo nivel que Bulgaria o Eslovenia, pero muy lejos de países como Dinamarca (7,2%) o Suecia (6,6%).




B) Como consecuencia de estos recortes, la Educación en España se encuentra en una situación lamentable respecto a Europa: altas tasas de abandono escolar, elevado número de repetidores, aumento del número de alumnos por profesor, escasa empleabilidad de los estudiantes, las becas, las diferencias entre Comunidades Autónomas... 

- Sobre los recortes  para el presupuesto de 2017:

A pesar de que las críticas a las políticas de austeridad han arreciado en estos años, no solo desde la ONG´s, o desde el nada sospechoso de izquierdismo FMI, pasando por destacados Premios Nobel de Economía  como Angus Deaton, Joseph Stiglitz, Paul Krugman, o  desde medios de comunicación de referencia como el New York Times...a pesar de todo, la Comisión Europea no parece conformarse con recortar el presupuesto en 5.500 millones y parece ampliar sus exigencias a 8.000 millones.

Si el mencionado informe sobre educación reconoce que "los recortes acumulados han reducido los recursos disponibles" estos últimos años en educación, ¿cómo es posible exigir nuevos recortes?

No dudo de la necesidad de recortar el gasto público, pero la UE haría bien en promover Fondos Europeos para igualar el gasto público medio educativo en la UE (5,25% del PIB). Y lo mismo vale para infraestructuras o para I+D+I.


----------

Noticias relacionadas (publicadas después):
- España se libra de la congelación de 1.200 millones por incumplir el déficit





















jueves, 27 de octubre de 2016

Sobre el futuro de Europa


"Policrisis en Bruselas", interesante artículo en el que Marta López describe el desconcierto de las instituciones en una Europa paralizada por múltiples crisis (inmigración, terrorismo, Rusia, auge de los populismos, Brexit...) y  en el que plantea algunas preguntas sobre el futuro de Europa, a las que me gustaría responder aquí brevemente:

 

P. ¿Es el 'Brexit' el principio del fin de Europa o la gran oportunidad para relanzar la UE? 

R. Sobre la mala relación de Gran Bretaña con la UE, en sus casi 50 años de integración, se ha dicho casi de todo: Al comienzo de su adhesión se la etiquetó de "Caballo de Troya", luego vino Thatcher y su I want my money back, más adelante se tildó de "cuna del euroescepticismo" y del UKIP, de favorecer la ampliación de la UE hacia los países del Este con la secreta intención de diluir la integración en un Gran Mercado... En resumen, "el gobierno británico hace de freno perpetuo en Bruselas" (Schulz, 2013: 229).


Pues bien, después del Brexit, ya no tenemos ese freno de mano echado: ¿qué impide ahora dar todos los pasos necesarios para avanzar en la integración? 



P. ¿Se ha de reformar el Tratado de Lisboa o se ha de profundizar en las posibilidades que brinda este? 


R. El  actual Tratado de Lisboa nació herido, por no decir muerto, después del fracaso del Proyecto de Tratado de Constitución Europea con el "NO" francés y holandés (2005).

La UE necesita una reforma institucional a fondo para adquirir un sistema parecido al de las democracias occidentales, basado en la división de poderes: Un poder ejecutivo (La Comisión Europea) y un poder legislativo con dos cámaras: Una Cámara Baja, el Parlamento Europeo (en representación de los ciudadanos) y una Cámara Alta o Senado (en representación de los Estados).

P. ¿Se ha de ir a la Europa de dos velocidades? ¿Se ha de avanzar hacia una integración a la carta?


R. Es imposible que 27 Estados avancen al mismo tiempo. De los países de la UE, solo 19  han adoptado el euro. Respecto al Impuesto de Transacciones Financieras (ITF), solo 10 socios están dispuestos por ahora a implantarlo. Pero demuestra que no todos tenemos que avanzar al mismo tiempo.

Sin llegar a una integración a la carta -que permitiría por ejemplo a Gran Bretaña, beneficiarse de las ventajas de la libre circulación de mercancías y capitales, pero rechazar la libre circulación de trabajadores-, en un futuro próximo, gracias a las cooperaciones reforzadas, cada socio comunitario decidirá en qué aspectos de la integración está dispuesto a avanzar y en los que se siente ya bien servido.









jueves, 13 de octubre de 2016

Blame Game

En este país ya estábamos tristemente acostumbrados al Blame Game  desde la gloriosa época de Aznar, con su célebre e infantil "y tú, más". Desde entonces hasta la actual crisis del PSOE podemos rastrear en las hemerotecas numerosos ejemplos de este "Juego de Acusaciones". La única novedad es que antes ese juego era entre PSOE y PP y ahora es entre bandos del PSOE...y otros actores secundarios.

Pero hay también un Blame Game europeo. Lo que pasa es que en Europa las acusaciones no son entre partidos, sino entre los gobiernos de los Estados y Bruselas: 

"Tanto en tertulias cerveceras como en artículos de opinión de la prensa de calidad, atacar a Bruselas se ha convertido en un deporte de moda, y en todos los estados de la Unión bajan los índices de adhesión a la misma" ( Schulz, p.11).

 "Lo bueno viene de las capitales; lo malo, de Bruselas...Desde las capitales se reclaman y aprueban iniciativas para nuevas leyes europeas, pero si una propuesta es criticada públicamente se dice que Bruselas ha vuelto a rebasar sus competencias" (Schulz, 2013, p.107).




Schulz describe con todo lujo de detalles cómo ha funcionado este juego de acusaciones entre las capitales y la UE en el caso del Impuesto de Transacciones Financieras (ITF o Tasa Tobin), un impuesto que pretende frenar los ataques financieros especulativos y que los responsables de la crisis compensen el daño causado a las arcas públicas .

En resumidas cuentas, la Comisión Europea viene intentando poner en marcha este impuesto, tan necesario para paliar los efectos más nocivos de la crisis, ¡¡¡desde 2011!!! y todavía no se ha puesto en marcha por los trapicheos de los gobiernos de diversos Estados (en estos momentos no me conviene porque hay elecciones, porque perjudicaría a mis bancos, a mis ahorradores, la exportación de manzanas...). 

Ahora se nos dice que "Bruselas espera presentar un proyecto legislativo antes de final de año..."y que entrará en vigor en 2018 (?). Menos mal que tan solo se trata de introducir un impuesto que 0,1% sobre el valor de las acciones: ¿Qué pasaría si la Comisión y el Parlamento Europeo hubieran solicitado, ante la gravedad de la situación, un impuesto del 1%?