miércoles, 18 de julio de 2018

Crédito al consumo


En ocasiones, uno se pregunta si estos diez años de sufrimiento provocados por la crisis han servido para algo, si hemos aprendido alguna de sus lecciones o si, a la primera de cambio, estamos dispuestos a tirar todo otra vez por la borda.

A estas alturas, todo el mundo tiene claro que, sin entrar en tecnicismos, la causa principal de la crisis fue ese afán de vivir por encima de nuestras posibilidades, gastando más de lo que ingresamos, tirando de tarjetas de crédito y solicitando a los bancos toda clase de préstamos.


   Estado actual (2018) de un edificio de viviendas, tal y como quedó  con la crisis (2008)

Pues bien, diez años después, cuando todavía no hemos hecho la digestión de la burbuja inmobiliaria que obligó a España a pedir un rescate en 2012, y según un informe del BCE y de la Comisión Europea (CE) "el crédito al consumo ha vuelto a niveles previos a la crisis".

 En 2017, las familias recibieron más de 43.000 millones de euros en préstamos al consumo (una cantidad similar al rescate de España en 2012), lo que ha hecho saltar las alarmas en el Banco de España (BdE) y en el informe conjunto del BCE y la CE. Todos coinciden en que "la reciente expansión de créditos al consumo merece una vigilancia estrecha".

Ahora, toca a familias y ciudadanos nadar entre dos aguas: 

Por un lado, los bancos no paran de ofrecer "créditos preconcedidos" de 3.000 a 30.000 € para un "capricho": cambiar de coche, vacaciones, viajes... ¿Cuántos de los que han asistido al Mundial de Rusia 2018 lo habrán hecho a crédito? 

Por otro lado, las instituciones (BdE, BCE, CE), cual Pepito Grillo, no paran de advertirnos sobre las nefastas consecuencias de un consumo desaforado: una nueva burbuja de crédito.

---------   --------   -------- 
Noticias relacionadas:

- Apocalipsis del ladrillo, de Juan José Millás
-  Hipotecas más atractivas avivan la guerra de la banca
-  El crédito al consumo seduce a la Banca pese  a su mayor riesgo






7 comentarios:

  1. Si, si. Creo lo mismo que J.J. Millás: 'la apocalipsis del ladrillo' la tenemos a la vuelta de la esquina. Bueno, con Millás y contigo pues en tu 'post-análisis' lo dejas entrever. ¿Pero no aprenderemos?. ¿Una nueva burbuja del crédito?. No, no y no.

    ResponderEliminar
  2. Antes, Blas, se decía que no aprendemos de nuestros padres ( y madres) y que por eso tropezamos en la misma piedra que nuestros ellos. El problema es que ahora se trata de la misma generación, al parecer, dispuesta a repetir el tortazo.
    Creo que el personal ha visto la crisis como un mal sueño, pero en cuanto ha visto el final del túnel quiere volver a vivir como antes, sin darse cuenta que...

    ResponderEliminar
  3. Alguno no escarmentará y volverà a endeudarse de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. La burbuja inmobiliaria, esa época en la que "si pasabas por delante de un banco, de camino al mercado, te obligaban a entrar a punta de pistola para ofrecerte un crédito..." (JJ. Millás en https://elpais.com/.../2018/07/09/eps/1531153866_779531.html )

    ResponderEliminar
  5. En ocasiones, en OUR EUROPE nos adelantamos a la noticia. El diario.es ha publicado, casi diez días después la siguiente noticia: ·La banca dispara la concesión de créditos al consumo a pesar de las advertencias del Banco de España y del BCE: https://www.eldiario.es/economia/concesion-creditos-advertencias-Banco-Espana_0_797220995.html

    ResponderEliminar
  6. Pues si que parece facil, tentador, para los descerebrados. Te dan 3000, 12000 euros como el que canta...
    Como piensan recuperarlos?
    Tendremos que pagarlos otra vez a escote?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Igoa, cuánto tiempo!
    La cosa es fácil. Tú prestas a tres y si uno te falla y dos pagan, todavía ganas bastante para forrarte.
    Y si fallan los tres tampoco hay problema: pagamos todos!
    Buen verano y un abrazo

    ResponderEliminar