domingo, 15 de noviembre de 2015

A propósito de Schmidt

El fallecimiento de Helmut Schmidt, el canciller alemán (1974-1982) que "encarnó como casi nadie el afán integracionista europeo de su generación", ha tenido una amplia repercusión en los medios. En casi todas las informaciones publicadas estos días, el nombre de Schmidt va muy unido al de Willy Brandt, su antecesor en la Cancillería (1969-1974).

Por ejemplo, Luis Doncel escribe en el malhadado El País que "Schmidt llegó al poder con el doble reto de reemplazar al visionario Brandt...".

Casualmente, estoy leyendo estos días Entrevista con la historia (1974), una colección de entrevistas de Oriana Fallaci a los políticos más importantes de aquellos años: Kissinger, Golda Meir, Arafat, Andreotti, Helder Camara, Santiago Carrillo, Ali Bhutto...Y lo que se desprende de su entrevista a Brandt (pp.319-340) no es precisamente su carácter visionario :



                                                   Willy Brandt y helmut Schmidt

Oriana Fallaci: ¿Cree usted en la reunificación alemana?
Willy Brandt: No. No lo creo. Tengo casi sesenta años y no espero convertirme en un Matusalén...tendría que llegar por lo menos a los ciento treinta años como algunos ancianos del Cáucaso para ver la reunificación alemana.
Comentario: No hubo que esperar 70 años. La ceremonia de reunificación alemana tuvo lugar apenas 15 años después, el 3 de octubre de 1990, y Willy Brandt estuvo presente en dicha ceremonia.

O. F.: ¿Qué hacemos con España?
W. B.: ...Es raro que un país oprimido por una dictadura encuentre la manera de liberarse sin una guerra...No me sorprendería que, en la próxima generación, España pudiese transformarse y entrar en la Comunidad Europea
Comentario: Tan solo cinco años después (la entrevista es de 1973), España aprobaba -sin guerra- su Constitución democrática y abría un proceso de negociaciones para entrar en la Comunidad europea que pronto daría sus frutos.

O.F.: ¿Y Grecia?
W. B.: oh, el caso de Grecia es más complicado (que el de España)...
Comentario: Grecia ingresó antes que España en la Comunidad Europea (1981).

Tres aspectos fundamentales (reunificación alemana, futuro democrático e incorporación de España y Grecia a la Comunidad Europea) que cuestionan el carácter "visionario" de Brandt. ¿A qué se refiere Doncel en su artículo?




15 comentarios:

  1. Esto me recuerda a nuestro "hombre sabio" Felipe Gonzalez que sigue dando por saco y estorbando en el PE antes PSOE con sus sapiencias. ¿Es que además de votarlos en contra habrá que echarlos?.

    ResponderEliminar
  2. Brant no fue un visionario, pero la señora Fallaci sí lo fue. Ella vio venir hace muchos años que los islamistas eran un colosal peligro para el planeta. Lo clavó.

    Por cierto, menudo tostón la película cuyo título has utilizado para este post.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, Carlos: habría que decirle a Felipe (y de paso también a ZP y Answa) que dejen de dar consejos y sobre todo a Answa que no necesitamos "salvapatrias". Que se dediquen unos a sus negocios y otros a escribir sus biografías...y que bos dejen en paz!

    ResponderEliminar
  4. Ja, Ja! Fernando me acabo de dar cuenta por tu comentario que he cometido un patazo. Me sonaba el título de la peli -creo recordar vagamente que la he visto en la tele, por lo menos algunos fragmentos-.
    El patazo consiste en que me sonaba ese título de peli, pero creía que el título era "A propósito de Smith" (que en mi fuero interno he confundido con Sr. y señora Smith: ( http://www.filmaffinity.com/es/film611828.html ).
    Al carácter visionario de Fallaci también habría que ponerle algunos peros que me he dejado en el tintero. Pero ya que lo mencionas, te diré lo siguiente:
    -Oriana Fallaci: Usted ha estado y parece que estará en el poder un buen periodo de tiempo...
    -Comentario: La entrevista es de septiembre de 1973. Apenas 6 meses después, Brandt se vio obligado a renunciar a su cargo de canciller alemán (supongo que el motivo de su renuncia (el caso Guillaume) ya sería portada de los periódicos en septiembre del 73. pero Fallaci no lo menciona para nada.

    ResponderEliminar
  5. Uno puede ser una personalidad y adivinar y saber actuar en muchos temas y ocasiones, pero ningún humano es Dios ni se le parece y todos tenemos muchos defectos.
    Gracias Emilio por éste post.
    Un Abrazo .

    ResponderEliminar
  6. Sí, Joaquín, todos somos humanos, pero elegimos a nuestros políticos, entre otras cosas, por esa capacidad de visión. No dudo de que Brandt fuese un gran político en muchos aspectos, incluso que tuviera esa capacidad de visión para otros asuntos. Pero la entrevista demuestra, visto desde nuestros días, que dichas previsiones fallaron estrepitosamente.
    Gracias por tu visita y un abrazo: emilio

    ResponderEliminar
  7. En el mundo político hay poco visionario, al menos en la acepción que tu propones, pero sí en la otra: Persona "que, por su fantasía exaltada, se figura y cree con facilidad cosas quiméricas". Por otra parte, veo que tú si estas 'ojo avizor' para descubrir entuertos, como nuestro amigo Quijano (ji).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. En ese mundo que tu dices, Brasil, hay mucho fantasma. Qué más quisiéramos que hubiera unos cuantos visionarios (en el sentido que yo digo).
    Y no es que yo esté ojo avizor. Como digo en el post, estaba "casualmente" leyendo ese libro.
    ¿Crees en las casualidades?
    Un abrazo: emilio

    ResponderEliminar
  9. Mi estimado Emilio: muchas gracias por tus palabras en mi blog. Respecto a este post, me parece muy interesante...fantasma en política hay muchos. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Águeda: No hay de qué, me alegro de que ya estés mejor y el hecho de que te pases por aquí es buena seña. Fantasmas en política van apareciendo cada día unos pocos. Hace unos años, esto era inimaginable. Un abrazo: emilio

    ResponderEliminar
  11. Hola, Emilio:
    He leído el artículo de Doncel para ver si ese adjetivo de "visonario" que le dedica a Brandt está justificado en el texto, pero no veo nada. En fin, lo pone y no sabemos por qué. Podría ser que Brandt hubiese predicho algo y hubiera acertado, pero el autor de esta necrológica me parece que abusa de adjetivos. A veces me digo, "limpia el texto de adjetivos, si no vienen a cuento no se ponen". En fin, todos cometemos errores y quizá uno muy común es este abuso del adjetivo sin ton ni son.
    Muchas gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Emilio, contigo una se pone al dia de todos estos desacatos del Primer Mundo, al que se supone que tenemos que admirar los "'pobres" del universo.
    Bueno, eso de las necrologicas...pues ya se sabe. Si el muerto tiene suerte, la retahila de adjetivos es mayor que la de Vallejo, pero en "laudatoria" y, a veces, como dice Celeste, se les va la mano en el esntusiasmo.
    Gracias y un abrazo desde el monzon asesino

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. En primer lugar, Celeste, gracias por tomarte unos minutos para leer el artículo de Doncel e intentar averiguar por qué utiliza ahí el adjetivo "visionario". No me interesa tanto el estilo del periodista como si su texto es veraz. Puede que Brandt fuera visionario en algún aspecto (evidentemente, no en los comentados). pero nos quedamos con las ganas de saber cuál es.
    Más que a un error de Doncel, cuyas crónicas sigo con asiduidad e interés, parece como si algún párrafo hubiera sido "comprimido" por razón de espacio, etc. Saludos: Emilio

    ResponderEliminar
  15. Lo que pasa Igoa es que, en este caso, el difunto al que corresponderían (en todo caso) adjetivos sin cuento es Schmidt y lo de visionario va adosado a Brandt.
    Si la tendencia de los grandes medios es "el culto a la personalidad, los blogs estamos por desmitificar. Hoy me ha tocado Brandt. Otro día tal vez Ali Bhutto...
    Un abrazo y...¡cuidado con el monzón!

    ResponderEliminar