miércoles, 17 de agosto de 2016

Sobre Federico García Lorca

                                       

                                       ...Que fue en Granada el crimen / 
                                     sabed - ¡pobre Granada! -, ¡en su Granada! 
                                                  (A. Machado)


                                       "Tan execrable nos parece el asesinato de Lorca por ser un
                                         granadino triunfador en los escenarios madrileños y causante de                                           la envidia de sus paisanos, por ser un socialista convencido      
                                        gracias a su universal humanismo, como por ser y asumir plena y                                           libremente su condición de homosexual" (Roberto Mesa)


Queremos recordar hoy, en el 80 aniversario de su asesinato, a Federico García Lorca, que sigue siendo "el desaparecido más famoso y llorado del mundo entero. Representa a todas las víctimas inocentes de la Guerra Civil y de todas las contiendas" (Ian Gibson). 

Nada mejor para recordarlo que (re)leer -por ejemplo y según gustos- el Romancero gitano o Poeta en Nueva York; Yerma o Doña Rosita la soltera; Impresiones y paisajes o Arquitectura del cante jondo... O bien repasar alguna de las obras que tratan sobre las oscuras circunstancias que rodearon el crimen:



Ian Gibson (1971): La represión nacionalista en Granada en 1936 y la muerte de Federico García Lorca, Ruedo Ibérico. El relato de Gibson, uno de los grandes especialistas en García Lorca, se basa en los testimonios -obtenidos en plena dictadura- de protagonistas tan directos como los de Luis Rosales, en cuya casa se refugió Lorca cuando fue detenido, o los de Ramón Ruiz Alonso, ex diputado de la CEDA y miembro de Acción Popular que lo detuvo.

Manuel Titos (2005): Verano del 36 en Granada, Atrio. Manuel Titos, catedrático de Historia Contemporánea y especialista en Historia Económica y Financiera  prefiere los documentos a los testimonios y basa su relato en el archivo de  los Rodríguez Acosta, poderosa familia de banqueros granadinos

Eduardo Molina (1983): Los últimos días de García Lorca, Plaza y Janés.  Aunque en su momento la publicación de esta obra armó un gran revuelo en Granada, Molina Fajardo, ex director del periódico granadino Patria, trata de exculpar a los falangistas de la muerte de García Lorca.






Manuel Ayllón (2015): Granada 1936. Stella Maris. Ayllón, arquitecto y escritor,  novela los acontecimientos para llegar a la conclusión de que la muerte de Lorca fue un crimen familiar ya que Lorca retrató en sus obras de teatro (La casa de Bernalda Alba, Doña Rosita la soltera...) a miembros de su familia sin cambiarle siquiera los nombres. 

Miguel Caballero y  Pilar Góngora (2007): La verdad sobre el asesinato de García Lorca. Historia de una familiaIbersaf. Caballero y Góngora llegan a la conclusión de que Lorca no solo fue asesinado  por ser partidario del Frente Popular y por "maricón", sino por ser hijo de Federico García Rodríguez, un cacique  del Parido Liberal con buen ojo para los negocios que pronto se vio envuelto en las rivalidades y envidias  de otros terratenientes de la Vega de Granada como los Roldán y los Benavides que eran de la CEDA.

Gabriel Pozo (2009): Lorca, último paseo. Claves para entender el asesinato de Lorca. Ultramarina. Para Pozo, lo que en un principio se pensó como un escarmiento contra Lorca, acabó en crimen por las discrepancias entre los dos bandos sublevados que luchaban por el poder en Granada: cedistas y falangistas.


                                                  Sean Sculy: Para García Lorca

Marta Osorio (Ed.) (2001): Miedo, olvido y fantasía. Comares. Marta Osorio edita y publica la historia de la investigación llevada a cabo por Agustín Penón sobre la figura de Federico y las circunstancias de su muerte. ¿Quién es Agustín Penón? Dicho sea con brevedad: otra mosca  -como Gerald Brenan, Claude Couffon, Jean-Luis Schonberg, Marie Laffranque, Marcelle Auclaire o el mismo Gibson-  atrapada en la tela de araña de luz y tragedia de Lorca.

Agustín Penón, hijo de exiliados españoles, llegó a Granada procedente de New York en 1955, con el único deseo de rendir homenaje a Lorca. Fue el clima de silencio y prohibición sobre el poeta lo que cambió sus planes: Decidió permanecer en Granada y emprender un trabajo de investigación. Reunió en una maleta  -que después de muchas vicisitudes llegó a Marta Osorio en los años 90- más de 1300 páginas de notas, documentos y fotografías, pero no fue capaz de darles forma y publicarlas, tal vez apesadumbrado por ese abismo de dolor, odios y venganzas que la guerra había abierto entre los españoles.




----------------

Noticias relacionadas (publicadas después):

- Estos fueron los captores y asesinos de Federico
- Los diez verdugos de Lorca
- La justicia argentina investigará el asesinato de García Lorca
- Nueva busqueda de la fosa de García Lorca








6 comentarios:

  1. La figura inmortal de Lorca debe de recordarnos, en este cainita país, que nunca más tiene que haber una guerra civil entre hermanos. Lorca fue un grande fusilado, como también fueron fusilados miles y miles de españoles en ambos bandos. Hay que recordar para aprender del pasado, pero no para remover las heridas. Es mi opinión. No me imagino a los alemanes hablando del nazismo en el 2016. Todavía hay partidos que pretenden sacar réditos de una de las etapas más negras de nuestra funesta historia.

    Un abrazo, Emilio.

    ResponderEliminar
  2. El problema es, Fernando, que no podemos aprender del pasado si no se nos cuenta la verdad. Y en este país, que yo sepa, no se ha creado ninguna "Comisión de la Verdad" (por ponerle un nombre). Como decía en mi anterior post sobre la Guerra Civil, se han tratado de cubrir muchos aspectos de la guerra (en ambos bando) y del franquismo con una losa de silencio.
    EEUU abre sus archivos a los 25 años de un acontecimiento. En España, 90 años después...
    Y por supuesto estoy de acuerdo con que los partidos no deberían tratar de sacar réditos de esta etapa.
    Dicho esto, me parece que el tema de García Lorca subyuga a quien trate de adentrarse lo más mínimo en su biografía, su obra y las circuntancias de su asesinato.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, amigo Emilio! Voy a ver si puedo conseguir algo de lo que propones.Gracias
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si estás ahora en España, Igoa, o piensas venir por aquí unos días, no te resultará difícil conseguir alguno de estos títulos en una buena (o mediana) biblioteca pública.
    Gracias por pasarte y un abrazo: Emilio

    ResponderEliminar
  5. Con todo esto que nos pones delante, fácil será tener un conocimiento exhaustivo del poeta.
    Gracias, Emilio.
    (Creo que me preguntabas si ya había regresado, y no. Te diré que no. Sigo en Guatemala, ahora, pero pronto regresaré a México. De ahí, regresaré a España).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Así que veía yo que mi blog recibía visitas desde México y Guatemala :-)
    Bueno, Blas, no te des muchas prisas por volver. Mariano todavía no tiene los votos suficientes y aquí pueden pasar muchas cosas todavía!
    Ah! y prométeme que cuando vuelvas ojearás ( o por lo menos, hojearás) alguno de los títulos mencionados. No por mí. Por Federico.
    Un abrazo: emilio

    ResponderEliminar